El Real Madrid se juega la vida en el infierno de Münich

El Bayern de Münich y el Real Madrid protagonizarán hoy el desenlace de lo que se ha llamado el duelo de los gigantes heridos del fútbol europeo, con una ligera ventaja psicológica para el equipo alemán, que en las últimas jornadas ha mostrado una tendencia a la recuperación

El Bayern de Münich y el Real Madrid protagonizarán hoy el desenlace de lo que se ha llamado el duelo de los gigantes heridos del fútbol europeo, con una ligera ventaja psicológica para el equipo alemán, que en las últimas jornadas ha mostrado una tendencia a la recuperación.

Tanto el Bayern como el Real Madrid -que suman entre los dos 13 Copas de Europa- han tenido una temporada decepcionante y ambos llegaron a los octavos de final de la Liga de Campeones con la máxima competición de clubes europea como prácticamente la última posibilidad de salvar la cara ante sus seguidores.

Los dos han sido eliminados de las competiciones coperas en sus respectivos países y el título liguero a ambos les queda lejos, puesto que de momento ocupan el cuarto lugar en sus respectivos torneos domésticos.

Sin embargo, en las últimas semanas el Bayern ha dado algunos síntomas de resurrección, con tres victorias en los últimos cuatro compromisos que le ha permitido rebajar a seis puntos la distancia que lo separa del liderato y volver a pensar en el título al menos como posibilidad hipotética.

Capello, pendiente de Cannvaro

Fabio Capello, técnico del Real Madrid, acogió con preocupación la lesión de última hora de Fabio Cannavaro, en el entrenamiento del Allianz Arena, un pinchazo muscular, y estará pendiente de su evolución para ejecutar la idea que tenía de alinear una defensa de cinco o seguir con su habitual sistema.

Capello admitió, minutos antes del último entrenamiento previo al encuentro de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, ante el Bayern de Múnich, que tenía previsto un cambio en su equipo.

Se refería a la puesta en escena de una defensa de cinco jugadores con tres centrales: Cannavaro, Iván Helguera y Sergio Ramos.

El percance de Cannavaro al resentirse de su lesión en el adductor derecho trastocaría los planes del técnico madridista, ya que para ocupar el puesto de tercer central dispondría de Raúl Bravo, Alvaro Mejía y Paco Pavón.

En el entrenamiento preguntó a Bravo por sus sensaciones pero no se encuentra al cien por ciento, recién recuperado de un problema muscular. La opción de Pavón está descartada tras no disputar ni un minuto en partido oficial con Capello, mientras que Mejía no juega desde el pasado 9 de diciembre cuando el Real Madrid cayó derrotado ante el Sevilla en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

Capello permanecerá atento a la evolución de Cannavaro para ubicar una defensa de cinco jugadores o utilizar el habitual 4-4-2 con el que ha jugado toda la temporada, en el que formarían Iker Casillas, Torres, Sergio Ramos, Helguera, Roberto Carlos, Diarra, Gago, Guti, Raúl, Robinho y Van Nistelrooy.

El Bayern, en mejoría

El tema que más se discute de momento en torno al Real Madrid, tras el empate del domingo ante el Getafe, son los 17 puntos que ha perdido a lo largo de la temporada en el Santiago Bernabeú, con lo que el ánimo sigue siendo de crisis.

En el Bayern, en cambio, de lo que viene hablándose es del viraje que ha habido desde que Ottmar Hitzfeld regresó al banquillo y de la franca mejoría que han mostrado algunos jugadores, empezando por el delantero Lukas Podolski, que parece haber salido de la crisis de forma por la que pasaba.

El partido de ida en el Santiago Bernabeú, que ganó el Real Madrid por 3-2, ha sido visto como el comienzo de la recuperación del Bayern, sobre todo por la voluntad que mostró y que fue premiada con el descuento agónico que puede ser clave a la hora de definir la eliminatoria por el valor de los goles como visitante.

En el análisis que se ha hecho de ese partido parece haber consenso entre alemanes y españoles: un primer tiempo con claro dominio del Madrid comandando por un extraordinario David Beckham y un segundo tiempo con el equipo blanco dedicado a defenderse y un Bayern recuperado y atacando.

El Madrid de mañana, sin embargo, tendrá que buscar otras armas porque no podrá contar con Beckham, lesionado, lo que representa una clara ventaja para los bávaros.

Del lado bávaro existen las dudas del bosnio Hasan Salihamidzic, con problemas de rodilla, y del central brasileño Lucio.

Con el paso de las semanas, Hitzfeld ha venido rotando bastante a sus jugadores -hasta el holandés Roy Makaay ha tenido que calentar el banquillo de suplentes-, pese a lo cual todo apunta a que el preparador alemán tiene una formación inicial clara en la cabeza para el partido de mañana.

Podolski seguramente será titular al lado de Makaay en la delantera y en el centro del campo probablemente habrá un doble pivote formado por Owen Hargreaves y Mark van Bommel.

La táctica del Madrid, conociendo las tendencias del entrenador Fabio Capello y teniendo en cuenta que al Madrid le basta el empate, puede resultar extremadamente defensiva, con Diarra y Emerson jugando juntos en el centro del campo desde el comienzo.

Del lado del Bayern es de esperar que, después de una andanada ofensiva inicial, se vea lo que se ha llamado desde hace mucho la "ofensiva controlada" para definir a los equipos de Hitzfeld.

Al Madrid le basta el empate. Pero al Bayern le basta un 1-0 o un 2-1, con lo que el duelo puede terminar teniendo características dramáticas hasta el final sin descartar que, con los problemas defensivos de ambos equipos, se repita el 3-2 de la ida y haya que ir a la prórroga.

Raúl: 56 goles en la Champions pero ninguno en Münich

Raúl, el máximo goleador de la Copa de Europa con 56 tantos (le siguen Shevchenko con 54 y Van Nistelrooy con 52) aún no se ha estrenado en Münich, y eso que ha jugado cinco partidos completos allí: dos en la 1999-00 y uno en la 2000-02, 2001-02 y 2003-04). Ha jugado 109 partidos en Europa.

POR LA CADENASER.COM

Cargando