Este miércoles no hay “pico y placa” por paro en Bogotá. Tampoco clases en colegios

El alcalde mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, advirtió que las empresas de transporte público que continúen en paro podrán ser sancionadas con multas hasta de 280 millones de pesos e inclusive, con la suspensión o cancelación de la licencia. Los transportadores respondieron que no le temen a esas amenazas

El alcalde mayor de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, advirtió que las empresas de transporte público que continúen en paro podrán ser sancionadas con multa hasta de 280 millones de pesos e inclusive, con la suspensión o cancelación de la licencia.

Garzón reiteró que sólo negociará con los transportadores después de que levanten el cese de actividades.

Anunció que este miércoles el Transmilenio comenzará a operar más temprano, a las cuatro de la mañana, como plan de contingencia para lograr transportar a los bogotanos a sus sitios de trabajo.

También se determinó que no habrá "pico y placa" para los vehículos particulares durante todo el día.

Se suspendieron las clases en las escuelas y colegios públicos, y dejó en libertad de hacerlo a los privados, aunque les aconsejó que suspendan el servicio durante la jornada, para garantizar la tranquilidad de los menores.

La administración distrital también ofreció pólizas de seguros para amparar a los vehículos que presten normalmente su servicio y que puedan ser objeto de alguna acción extremista.

Los transportadores se mantienen en paro si el alcalde no dialoga

Los transportadores le dijeron al alcalde Garzón que continuarán el paro indefinidamente y que no le tienen miedo a las sanciones que anunció.

" Esta es una calentura del alcalde, no entendemos como una persona que dice haber sido líder sindical nos está prohibiendo el derecho a la huelga", dijo Alfonso Pérez, presidente de Apetrans.

Afirmaron que están dispuestos a negociar con el alcalde, pero sin levantar el paro, porque temen que no les cumplan sus exigencias.

Los transportadores paralizaron cerca de 24 mil buses, busetas y colectivos.

Informaron que en el primer dia de paro perdieron cerca de cinco mil millones de pesos, pero a pesar de eso seguirán con la jornada de protesta.

El paro de los transportadores fue originado por la decisión del gobierno local, de sacar los buses, busetas y colectivos del servicio tradicional, de las troncales de Suba y NQS o Avenida 30, que quedarán para el servicio exclusivo de Transmilenio y de vehículos particulares.

También rechazan un "pico y placa ambiental", por medio del cual restringe durante las horas matinales, la movilización de vehículos de transporte de pasajeros y carga, con más de 10 años de servicio.

El paro generó un caos durante la jornada del martes en la mayor parte de Bogotá, donde no solo escaseó el servicio de movilización, sino se presentaron disturbios y bloqueos en varios puntos.

Cargando