Murió John Profumo, protagonista del mayor escándalo sexual de la "guerra fría"

El ex ministro británico de Defensa John Profumo, protagonista del mayor escándalo sexual de la "guerra fría" al compartir una prostituta con un agregado naval soviético, murió tras pasar más de treinta años dedicado a tareas sociales

El ex ministro británico de Defensa John Profumo, protagonista del mayor escándalo sexual de la "guerra fría" al compartir una prostituta con un agregado naval soviético, murió tras pasar más de treinta años dedicado a tareas sociales.

Profumo, de 91 años, falleció a primeras horas de hoy en el hospital de Chelsea y Westminster, en Londres, tras sufrir un ataque de apoplejía, informó un portavoz del centro médico.

El antiguo político conservador, que recibió la condecoración de Comandante del Imperio Británico (CBE) en 1975 por sus labores de beneficencia, fue centro de un escándalo con todos los ingredientes: sexo, aristocracia, prostituta, drama y espionaje.

En plena "guerra fría" y meses después de la crisis de los misiles entre Estados Unidos y Cuba (1962), Profumo se vio obligado a dimitir en 1963 por haber engañado al Parlamento sobre su relación con la prostituta Christine Keeler, quien ejercía al mismo tiempo su profesión con el agregado naval soviético Eugene Ivanov.

En un país en el que la mentira se paga caro, el entonces titular de Defensa había negado ante los diputados que fuese "totalmente incorrecta" su relación con Keeler, a la que había conocido en una mansión del sur de Inglaterra cuando ella tenía 19 años y él 48.

La implicación del agregado naval soviético fue vista en ese entonces como una amenaza para la seguridad nacional.

El caso "alimentó" durante meses a los tabloides británicos "devoradores" de escándalos políticos y sexuales y estuvo a punto de hacer caer al Gobierno de Harold MacMillan (1957-63), quien, no obstante, dimitió poco después por mala salud.

Su relación con Keeler arruinó la carrera política de Profumo, quien hasta entonces era una de las "estrellas" del entonces Gobierno conservador y con posibilidades de llegar muy lejos.

El breve romance empezó en julio de 1961 en la mansión de Cliveden, ahora un lujoso hotel de cinco estrellas, donde Profumo conoció a Keeler a través del artista Stephen Ward.

El político quedó inmediatamente deslumbrado por la belleza de la joven morena, a la que vio salir desnuda de la piscina de Cliveden.

En medio de todo el escándalo, Ward -conocido por sus fiestas sexuales con ricos y famosos- fue procesado por vivir de ingresos inmorales, pero se suicidó antes de que terminara el juicio.

Mientras Keeler vendía su historia a los periódicos, el Gobierno de MacMillan se tambaleaba frente a una oposición laborista con un líder más dinámico, Harold Wilson.

El "asunto Profumo" resultó demoledor para los conservadores, que habían estado en el poder durante trece años consecutivos y perdieron las elecciones generales de 1964.

Días después de su partida del Gobierno, Profumo se presentó en el centro de ayuda a personas sin hogar Toynbee Hall, en el este de la capital británica, y pidió lavar los platos.

Allí trabajó durante cuarenta años para apoyar programas sociales y de ayuda a los jóvenes sin recursos.

Educado en el prestigioso colegio de Harrow (Londres) y en la Universidad de Oxford, Profumo ingresó en el Ejército en 1939 y era brigadier cuando terminó la II Guerra Mundial (1939-45), unos antecedentes perfectos para la carrera política de un conservador.

Casado con la actriz Valerie Hobson, que le fue fiel hasta el final, Profumo entró en el Parlamento de Westminster a los 25 años, el diputado más joven de entonces en la cámara baja.

Después de la II Guerra Mundial, el político perdió su escaño por la circunscripción de Kettering, pero volvió al Parlamento en 1950 como diputado por Stratford-upon-Avon y, desde entonces, su carrera fue meteórica hasta llegar al Ministerio de Defensa en 1960.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir