La procuraduría vigila las negociaciones del TLC en Cartagena

Las negociación agrícola en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos comenzó con la preocupación por la suerte de sectores sensibles como el azúcar, el arroz y el algodón. El ministro de Comercio Jorge Humberto Botero, reconoció que habrá sectores sacrificados y otros mejor preparados para encarar un mercado abierto con Estados Unidos

Las negociación agrícola en el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos comenzó con la preocupación por la suerte de sectores sensibles como el azúcar, el arroz y el algodón.

El ministro de Comercio Jorge Humberto Botero, reconoció que habrá sectores sacrificados y otros mejor preparados para encarar un mercado abierto con Estados Unidos.

"El gobierno no decide quienes son los favorecidos y los damnificados, pero sin duda la supervivencia dependerá de la competitividad de cada uno de ellos", anotó el funcionario.

El Procurador General de la Nación Edgardo Maya inspeccionó personalmente las negociaciones del TLC que se adelantan en Cartagena, para verificar la trasparencia del proceso y dijo que el seguimiento a estas discusiones, por parte del Ministerio Público, obedecen a que están en juego altos intereses económicos para el país.

Por primera vez desde que comenzó la negociación en mayo del año pasado, indígenas representantes de distintas etnias se integraron a las discusiones.

Mientras tanto en Cartagena, se registra un ambiente de tensión ante los anuncios de protestas por parte de sectores que se oponen a la firma del Tratado.

La ciudad se encuentra militarizada, la vigilancia policial también se ha reforzado, especialmente en las inmediaciones del centro de Convenciones donde se adelantan las negociaciones.

En otro punto de la ciudad, en la casa de Huéspedes Ilustres, el presidente de la República Alvaro Uribe sigue con especial atención el desarrollo de las negociantes comerciales, y recibe informes periódicos por parte del equipo negociador para permanecer al tanto de los acontecimientos.

Cargando