GREENPEACE DENUNCIA MAS DE 800 ANIMALES MARINOS MUERTOS

Más de 800 animales marinos, entre ellos ballenas, lobos marinos y delfines, han aparecido muertos en las costas mexicanas desde 1993 hasta ahora, en su mayor parte debido a la contaminación del agua por extracción de petróleo y producción de s...

Más de 800 animales marinos, entre ellos ballenas, lobos marinos y delfines, han aparecido muertos en las costas mexicanas desde 1993 hasta ahora, en su mayor parte debido a la contaminación del agua por extracción de petróleo y producción de sal, denunció hoy la organización Greenpeace.
El responsable de Biodiversidad de la organización ecologista Greenpeace, en México, Juan Carlos Cantú, explicó a EFE que la muerte de especies marinas tiende a incrementarse debido a que no se regulan las actividades industriales en las costas, lo que facilita que las empresas viertan sustancias tóxicas al mar.
Juan Carlos Cantú indicó que la muerte de al menos 10 ballenas y más de 200 lobos marinos en las últimas semanas en las costas de Sinaloa y Baja California, Pacífico mexicano, superan las estadísticas de años anteriores y podrían incrementarse si no se adoptan medidas urgentes para preservar el entorno ecológico.
El activista de Greenpeace, señaló que esa organización rechaza la hipótesis de autoridades mexicanas responsables de medio ambiente, en el sentido de que el "trazador" químico NK-18, usado por narcotráficantes, sea la causa de la muerte de las especies marinas.
El NK-18 es un sustancia que produce una imagen luminosa en el agua por la noche, frecuentemente utilizada por los narcotraficantes para delimitar espacios en alta mar.
Cantú indicó que la falta de recursos y conocimiento para elaborar estudios de órganos de animales marinos muertos, impide conocer las causas reales de muertes, por lo que los más viable es pensar que se deba a alguna epidemia en las colonias de estas especies, la marea roja y los tóxicos arrojados por industrias al mar.
El portavoz de Greenpeace en México, explicó que las estadísticas de la organización confirman que, en los más de 11.000 kilómetros de litoral mexicano, murieron en 1993 un total de 68 delfines en Bahía de la Paz en baja California Sur, en 1995, otros 367 delfines, 3 ballenas y un número indeterminado de lobos marinos en el alto Golfo de California.
En 1997 murieron en las costas mexicanas 167 delfines y 4 ballenas, y en 1998 se hallaron otros 10 restos de delfines en el Golfo de México.
En lo que va del presente año, en las costas del Baja California y Sinaloa, han sido descubiertos al menos 10 ballenas y unos 200 lobos marinos muertos.
El ecologista dijo a EFE que también empezaron a aparecer restos de delfines muertos en las playas, pero no precisó los puntos en que fueron hallados.
El activista de Greenpeace, insistió en que es urgente que las autoridades mexicanas exijan a las empresas salineras que operan en la región de Guerrero Negro y Ojo de Liebre, en el estado de Baja California Sur, que no descarguen tóxicos al mar.
Estas industrias, explicó vierten al mar "salmonera tóxica", que es un concentrado de sales y metales pesados tóxicos como el plomo y arsénico.
Juan Carlos Cantú dijo que las muertes de especies marinas pueden seguir ocurriendo no con la periodicidad, relativamente normal, que es de aproximadamente dos años, y convertirse en un problema anual.
El ecologista indicó que algunas causas de muerte, pueden ser que elementos tóxicos provoquen la marea roja y dañe a las especies, otra es la acumulación de materiales pesados en el tejido graso de ballenas y delfines que ante la falta de alimento consumen su propia grasa mueren intoxicados.
El activista de Greenpeace apuntó también la posibilidad de que las epidemias sean la causa de la muerte de más de 200 lobos marinos en una isla de San Jorge, en aguas del Pacífico en la primera semana de marzo

Cargando