Actos protesta

Qué dice el párroco de la Catedral Primada sobre irrupción de encapuchados

En medio de la celebración litúrgica del domingo un grupo de encapuchados detuvieron la eucaristía para cantar arengas contra de la iglesia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Jorge Gonzalo Marín, párroco de la Catedral Primada de Colombia habló esta mañana en entrevista con Gustavo Gómez sobre la irrupción de un grupo de personas encapuchadas en medio de la eucaristía del domingo 20 de marzo.

La celebración empezó tranquila y transcurrió en paz hasta el momento de la comunión, cuando varias personas se pusieron de pie encima de las bancas y empezaron a gritar arengas que, por el tamaño de la catedral, resultaban difíciles de escuchar.

Por lo que el personal de la Catedral se acercó a solicitarles que se retiraran y al hacer caso omiso llamaron a la Policía para que interviniera, en un evento que duró entre 3 o 4 minutos y que según el párroco: “No paso a mayores. No hubo ningún altercado, no hubo violencia contra el bien inmueble, no hubo atropello contra ningún apersona”.

Le puede interesar:

El video que ha estado circulando en redes desde entonces parece haber sido grabado por los mismos manifestantes, quienes estaban preparados para hacer un sabotaje en la liturgia.

Sin embargo “No alcanzó a ser profanación, fue simplemente un irrespeto con el culto y con los feligreses que estábamos dentro de la catedral”, tal y como lo explicó el padre que estaba oficiando el servicio.

Antes de la pandemia, la Catedral contaba con el acompañamiento de bachilleres de la Policía que cuidaban el lugar o patrulleros que hacían rondas de vigilancia, pero, ha sido difícil recobrar su apoyo, incluso en situaciones como esta que “se trató de una agresión directa a los derechos constitucionales de la libertad de culto”.

Lea también:

Las autoridades eclesiales aún no se han comunicado con su oficina jurídica para verificar si se tipifica o no un delito de estos actos y cómo cursar una demanda contra los responsables.

Pero, Hernando Herrera, asesor jurídico, mencionó dos elementos a tener en cuenta. El primero es que la constitución nacional señala que en Colombia debe garantizarse la libertad de culto y, el segundo, es que en lo penal existe un delito denominado violación a la libertad religiosa, que señala que podrá incurrir en prisión quien obligue o impida a otra persona a participar de una ceremonia espiritual.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir