Rector de importante universidad pública se niega a abandonar su puesto

El Consejo Superior de la Universidad Francisco de Paula Santander en Cúcuta reeligió como rector a Héctor Parra, quien tiene serias inhabilidades.

Universidad. /

El Consejo Superior de la Universidad Francisco de Paula Santander en Cúcuta reeligió como rector a Héctor Parra, sobre quien pesan serias inhabilidades para desempeñarse en el cargo.

El 28 de junio se posesionó Héctor Parra como rector la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS), con sede en Cúcuta, Norte de Santander. Parra, quien ha ocupado la rectoría durante 18 de los últimos 21 años, obtuvo cinco de los siete votos de los miembros del Consejo Superior Universitario y fue reelegido. Sin embargo, existen serios reproches sobre la viabilidad de su elección y si esta cumple con los requisitos legales.

El equipo de 10 A.M. Hoy por Hoy de Caracol Radio investigó el caso y encontró diferentes impedimentos para que Parra pudiera ser elegido. El primero de ellos es su edad.

Parra cumplió 70 años el pasado mes de abril. El decreto 1037 de 2018, expedido durante el gobierno de Juan Manuel Santos, establece que los rectores de universidades públicas podrán desempeñarse en su cargo hasta esta edad. Es decir, Héctor Parra sobrepasó dicho límite tras más reciente cumpleaños.

De hecho, este mismo decreto fue el que le permitió a Parra salir elegido tres años atrás. Parra había abandonado la universidad en 2015, luego de pensionarse, y estuvo retirado hasta que en 2018 decidió postularse nuevamente a la rectoría. Le hubiera sido imposible aspirar al puesto de no ser porque el decreto 1083 de 2015 —que era la norma vigente para entonces— fue modificado por el decreto 1037 de 2018. Con esta reforma legal, la edad de retiro forzoso de los rectores de universidades públicas pasó de 65 a 70 años.

Dicho de otra forma, el decreto que previamente permitió que Parra fuera rector es el que ahora hace inviable su elección. O, por lo menos, en teoría porque de igual manera el Consejo Superior Universitario de la UFPS decidió favorecer su candidatura.

Y es en este apoyo del Consejo Superior Universitario que se encuentra el siguiente de los impedimentos. El Ministerio de Educación, que forma parte de este consejo y fue uno de los dos miembros (junto con la Gobernación de Norte de Santander) que se abstuvo de votar por el actual rector, emitió un requerimiento en junio en el cual instaba a que la elección no se llevara a cabo ya que pesaban dudas sobre la legalidad de la postulación de Parra. El aviso fue omitido, Parra fue elegido y ahora la UFPS se expone a una sanción de hasta 100 salarios mínimos.

El último impedimento sobre Parra, y que paradójicamente es uno de los argumentos que emplea para defender su elección, está en la Ley 344 de 1996. Dicha norma determina que los docentes universitarios, llegada la edad de retiro, podrán optar por pensionarse o, si así lo desean, seguir trabajando por 10 años más. Así las cosas, el rector defiende que podría seguir en su cargo hasta los 80 años. Sin embargo, ninguno de estos supuestos le son aplicables porque ya está pensionado (lo hizo en 2015 cuando se retiró de la universidad) y, además, la figura de rector es de carácter administrativo y no académico.

En su investigación, el equipo de 10 AM Hoy por Hoy encontró que en septiembre Parra firmó un contrato con una rectora ad-hoc, nombrada por el Consejo Superior Universitario, que lo contrató como catedrático del Departamento de Sistemas e Informática de la UFPS para el segundo semestre de 2021. Se cree que a través de esta movida —en la que una rectora ad-hoc vincula como profesor al rector— planeaba burlar la norma y asegurar que, aparte de su labor en la rectoría, también se desempeñaba en funciones docentes que le permitirían permanecer 10 años más como lo fija la Ley 344 de 1996.

Estas inconsistencias han llevado a que se radiquen varias demandas de carácter administrativo en contra del nombramiento de Parra. Jorge Moreno, uno de los abogados que adelanta estas acciones, conversó en 10 AM Hoy por Hoy y explicó por qué otros rectores, de otras universidades públicas, sí pueden continuar ejerciendo sus labores aunque tienen más de 70 años y Héctor Parra, por el contrario, no.

"En 2016, cuando cumplió 65 años, el señor Parra se pensionó por vejez por la entidad Colpensiones. Entonces, en el caso del señor Parra hubo ruptura de su situación laboral. Hubo una disolución" aseguró.

Por su parte, Héctor Parra se negó a conversar al aire y se limitó a indicar que no se pronunciará hasta que la justicia profiera un fallo. Dicho proceso cursa su trámite ante el Tribunal Administrativo de Norte de Santander.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir