Editorial
Editorial

Ínfimo y ridículo

Tremendo consejo salta leyendo entre líneas a Lara: bien pueda roben, pero de a poco, para que el hurto sea ínfimo

Tema del día hoy en 6AM Hoy Por Hoy las deprimentes declaraciones del senador Rodrigo Lara, que protagonizó la más sonora salida en falso que ha visto el país desde que Julio César Turbay nos prometió reducir la corrupción a sus justas proporciones.

Ojalá el tiempo demuestre que, como sucedió con Turbay, algo de lánguida lógica hay en eso de considerar que los robos alrededor de la comida y los elementos de salud en tiempos de pandemia sean, como dijo el senador, una corrupción ínfima, ridícula.
Médicos en peligro

Qué triste espectáculo ver a un senador que bien sabe cómo se mueve la oscura política regional restándole importancia a las gravísimas denuncias de Contraloría, Procuraduría y Fiscalía.

Pero sobre todo de la gente, que aprovecha esta vez positivamente las redes para quejarse y visibilizar a esos corruptos que son ínfimos para Lara. Tanto que se los puede acomodar en una diminuta lata de atún.

Consciente de su tremenda salida en falso, trató de recomponer las cargas con otro resbalón verbal. Sin el suficiente carácter para decirlo de frente, dejó sobre la mesa la idea de corrupción en el sector bancario y pasó a endosarles a los medios responsabilidades que nada bien le lucen a él, que está en mora de reconocer la paternidad de varias irresponsabilidades.
La Constitución es sagrada; la vida, más

Los bancos, senador, pueden pautar todo lo que quieran en los medios. Los periodistas, a diferencia de muchos de los políticos como Lara, no estamos en comprometidos en tarea diferente a la de informar con equilibrio. De los bancos hablaremos con transparencia, reclamando cuanto toca y destacando cuando sea menester. Ni perseguimos a la banca ni estamos en su nómina. No haga lo del conocido refrán según el cual "el ladrón juzga por su condición".
Ceguera en general

Como sea, al senador Lara lo traicionó aquello que lleva dentro y que a los políticos a veces se les escapa por las grietas de la conciencia: que la corrupción solo importa cuando es en grandes cantidades, que hay que desestimarla cuando se materializa en saqueos menores y arañazos discretos a los dineros públicos.

Tremendo consejo salta leyendo entre líneas a Lara: bien pueda roben, pero de a poco, para que el hurto sea ínfimo, ridículo. Ínfimo y ridículo, senador Lara: ínfimo y ridículo.

Cargando