La Constitución es sagrada; la vida, más

Ni esta es una entidad federal, ni el presidente es una suerte de gobernante incuestionable

En medio de la crisis, de la preocupación, de la tensión y de la incertidumbre, asistimos ahora a una serie de enfrentamientos de orden legal entre la nación y las regiones, entre el ejercicio constitucional del poder que representa el presidente, cabeza del ejecutivo, y las competencias de alcaldes y gobernadores, también de orden constitucional y legal.

Ni esta es una entidad federal, ni el presidente es una suerte de gobernante incuestionable. Aquí hay constitución, hay separación de poderes, pesos y contra pesos, competencias y jurisdicciones. Y en lo que uno puede ver, al presidente, a los alcaldes y gobernadores, a pesar de las fricciones propias de su ejercicio, los mueve un genuino interés por la gente, por los colombianos.
Un oyente, un mundo

No caben aquí los egos, ni los envalentonamientos, ni las sacadas de pecho... esta es una república, y una república es el imperio de la ley. Y en defensa de la ley, que en últimas es el respeto a los derechos de los de carne y hueso, todos pongámonos a remar para el mismo lado: el presidente, sus ministros, los alcaldes, los congresistas, los gobernadores, los ediles, los concejales... unidos, por favor.

Lo dijo muy bien anoche Diana Calderón. Esta no es una discusión sobre si se le hace caso o no al presidente. Estos es tomar rápidamente las medidas que necesitamos para evitar muertes y dolor. Cero discusiones estériles como pide el procurador. Importante el debate jurídico, pero si la discusión sobre el sexo de los ángeles prima sobre los seres humanos, vamos por el camino equivocado.
Ceguera en general

Vamos a deponer los ánimos, a respetar el ordenamiento jurídico y a trabajar todos juntos. No puede ser posible que nos matemos entre nosotros mientras el coronavirus amenaza con matarnos. No seamos imbéciles, no seamos torpes, no seamos soberbios... todos juntos, ya, pero ya. No es un pulso ni un partido de futbol que gana o pierde el presidente o los alcaldes... punto medio: entendimiento de lo que hacen los mandatarios locales, pero pensar en toques de queda discutidos o en simulacros menos largos.
Siguen chuzando

Y a los oyentes les digo: no pierdan tiempo con la discusión de tinta y leyes, por valiosa que sea. No se sienten a esperar que las autoridades les digan no salgan: cada ciudadano lo debe hacer desde su autonomía y en defensa de su vida y la de los suyos, sin esperar decretos, leyes, ordenanzas, disposiciones. Cada quien, si está en sus manos, si es posible, aíslese, absténgase de reuniones públicas, guárdese, y hágalo ya.

Gobernantes, gobiernen. Lo reclamamos todos. Los que los elegimos y pagamos su salario. Bajen del pedestal y relajen los puños.

La Constitución es sagrada; la vida, más

Cargando