EDITORIAL
EDITORIAL

Médicos en peligro

Pobres médicos, pobres trabajadores de la salud, sirviendo con la vida para proteger a un país indolente

Cómo me gustaría decirles que lo que paso a contarles es fruto del ejercicio riguroso del conocimiento. Pero no. Es apenas el uso de la lógica frente a hechos evidentes.

Grábenselo bien: van a morir muchos médicos, enfermeras y profesionales de la salud, porque a estas alturas del partido, como diría el Presidente en charla con William Vinasco, a dos o tres semanas del pico del coronavirus, cuando se atiborren los hospitales y clínicas de enfermos, la gente que los va a recibir y tratar no está protegida como se debe.

La Constitución es sagrada; la vida, más

No solo no tenemos los implementos necesarios para protegerlos, sino que ni siquiera contamos con listados confiables de lo que se necesita y en qué cantidades. El gobierno y las entidades que están en el deber de protegernos, se durmieron. Si hoy tuviéramos esos registros de lo que hace falta, ya no podríamos conseguirlo, porque estos implementos se agotaron en el mundo.

Esta preocupación, que ha sido de todos los días en 6AM la compartimos con doña Diana Calderón y desde hace días. Ayer no más en Hora 20, Miguel Gómez, de Fasecolda decía que el anuncio del ministro de Trabajo de dar un plazo a las ARL para la entrega de los implementos médicos al personal de salud, los tomó por sorpresa y que por lo tanto él interpretaba que ese plazo de 72 horas era para entregar un estudio completo de qué se necesita para el personal.
Ceguera en general

Ojo: para entregar un estudio que debió estar listo hace semanas. Por favor, el pico del Covid-19 está a la vuelta de la esquina y seguimos esperando estudios y burocracia para saber qué se necesita.

Hay ciudades y municipios que no solo no saben qué se requiere para proteger a sus trabajadores de la salud, sino que no tienen registros confiables de cuánta gente hay que proteger y con qué. Les recuerdo lo que dijo Gómez anoche: "los costos mensuales del equipamiento pueden llegar a los 400 mil millones de pesos; y el 7% del aporte de las aseguradoras representa tan solo $25.000 millones de pesos".
Siguen chuzando

Repito: no hay hoy listados confiables de lo que se necesita para proteger a la gente que nos cuida en clínicas y hospitales. Y si existieran esos listados y se ordenara su compra, nos cogió la noche para la importación, porque en el mundo están agotados.

No hay reactivos, insumos para las pruebas. Alrededor de 1.200 se hicieron ayer y deberíamos estar entre 5 y 10 mil al día. Quedan menos de 15 días de una cuarentena que debieron ser usados para llegar a las 12 o 15 mil pruebas diarias que ya no se podrán hacer.
El paro es un éxito

Pobres médicos, pobres trabajadores de la salud, sirviendo con la vida para proteger a un país indolente, incompetente, insensible, indiferente. Pobre Colombia, que no sabe cuidar a quien la cuida.

Cargando