Agricultura

Preocupación en Risaralda por disminución del 30 % en la cosecha cafetera

Según las asociaciones caficultoras, la cosecha de fin de año tendría una reducción similar.

. /

Las fuertes lluvias que se han registrado durante los últimos meses en la región cafetera impidieron la buena floración del café que se está recolectando durante esta época conocida como ‘la traviesa’; esa situación, según los caficultores, generó reducciones de entre el 30 y 40 % en la actual producción.

Además, Eider Ramos, gerente de Asocafé Tatamá del municipio de Santuario, manifestó que las precipitaciones no solo afectaron la cosecha de mitad de año, también tendrán repercusiones en la principal cosecha cafetera que inicia en el mes de septiembre.

"Es un factor que nos preocupa enormemente porque no ha habido buen tiempo para la florecida del café. La cosecha principal de este año, que debería empezar entre septiembre y octubre, va a estar sumamente baja y ahora estamos a la expectativa de que pueda mejorar el clima en estos meses de junio y julio porque de eso depende nuestra 'traviesa' en marzo, abril y mayo del próximo año", puntualizó.

La preocupación aumenta porque la disminución en la cosecha es un hecho irreversible; sin embargo, la única solución que tienen los productores de esta región para mitigar un poco esos estragos es utilizar fertilizantes en sus cultivos.

"Lo que nos toca es prepararnos para una cosecha muy baja para este año y esperar que tengamos un buen factor climático para las siguientes florecidas. Nos toca es tratar de sostener nuestros cafetales de la mejor manera, realizar las fertilizaciones a tiempo pero realmente es muy complicado porque, si bien tenemos buenos precios, tenemos fertilizantes por encima de los 200.00 pesos por bulto y eso nos perjudica enormemente", agregó.

Si bien se espera una reducción en la principal cosecha cafetera del año, crece la esperanza de que el café que se recolecte durante esa época sea de mejor calidad debido a que las lluvias impiden la presencia de plagas como la broca.

Finalmente, los buenos precios que están aprovechando los cafeteros en este momento se ven opacados por el alto costo en los fertilizantes. En la actualidad, cada arroba de café en Risaralda está siendo comercializada en cerca de 225.000 pesos y, aunque esto representa un buen momento para la economía de los productores de la región, ellos han asegurado que no podría llamarse “bonanza”, como dice la Federación, sino “época de sostenimiento”.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir