Orden Público

Funcionaria de Defensoría de Buenaventura implicada en secuestro y tortura

Funcionaria de Defensoría de Buenaventura implicada en secuestro y tortura

Tres hombres fueron atados de pies y manos, así como sometidos a golpes, torturas y amenazas por el extravío de 40 millones de pesos.

Mónica Andrea Bravo Bermúdez y Javier Enrique Bermúdez Yesquen. / Foto Fiscalía

Cali

A la cárcel fue enviada una funcionaria de la Defensoría en el Puerto de Buenaventura, Valle del Cauca, implicada en el secuestro y tortura de tres personas.

Se trata de Mónica Andrea Bravo Bermúdez, funcionaria de la Regional Pacífico, con sede en Buenaventura, de la Defensoría del Pueblo, y Javier Enrique Bermúdez Yesquen, quienes habrían contratado a dos miembros de una oficina de cobro de Cali para averiguar por el destino de $40.000.000 que se extraviaron de su casa.

Estas dos personas, quienes no aceptaron su responsabilidad, fueron capturadas mediante orden judicial el pasado 14 de diciembre por servidores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), en articulación con unidades del Gaula Militar.

Los hechos que motivaron la investigación ocurrieron el 31 de enero de 2021, cuando Bravo Bermúdez al parecer citó en su casa a un empleado que le ayudaba en labores domésticas y a dos ciudadanos extranjeros que le realizaron una obra en la vivienda.

De acuerdo con lo establecido, la mujer estaba acompañada de Bermúdez Yesquen y dos hombres más, quienes habían llegado de Cali al puerto de Buenaventura, presuntamente convocados por ella.

En el interior del inmueble, los tres trabajadores fueron amenazados con armas de fuego supuestamente por los dos últimos sujetos en mención, quienes se habrían identificado como integrantes de oficina de cobro.

Los hombres armados al parecer interrogaron a las víctimas sobre el paradero de $40.000.000 que se habrían extraviado de la casa de la funcionaria. Hacia la una de la tarde de ese día, los empleadosfueron conducidos en dos vehículos a una finca de propiedad de la Bravo Bermúdez. Allí, fueron atados de pies y manos, así como sometidos a golpes, torturas y amenazas, con el fin de obligarlos a decir dónde y quién se había quedado con el dinero.

Posteriormente, alrededor de las 10 de la noche, las víctimas fueron llevadas de nuevo a Buenaventura, con la advertencia de que no podían contar a las autoridades lo que les había ocurrido.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad