AMBIENTE

Organismo del Banco Mundial es socia de Eco Oro, antigua Greystar

La banca multilateral aceptó que hubo errores en la formulación del plan para extraer oro del páramo de Santurbán, en Santander.

Ambientalistas como Ricardo José Lozano, exdirector del Ideam se mostraron sorprendidos luego de la revelación de que un organismo, apéndice del Banco Mundial, es propietaria del 12% de las acciones de Eco Oro, antigua Greystar, una firma cuestionada porque ha intentado extraer oro del páramo de Santurbán.

La Corporación Financiera Internacional, IFC, por sus siglas en inglés, invirtió en la multinacional canadiense y hoy, otra dependencia del Banco Mundial, el Onbusdman, una suerte de veedor interno llama la atención sobre las irregularidades.

Lo más destacado que no se realizaron estudios de riesgos ambientales ni sociales más allá de una primera fase.

Pero lo que más llama la atención es que el IFC invirtió en un negocio que contradice el espíritu para el cual fue creada la Corporación.

Los proyectos mineros en el páramo de Santurbán están paralizados desde que la región fue declarada como un ecosistema protegido y esta circunstancia se reiteró tras el fallo de la Corte Constitucional que prohíbe la explotación minera en zonas de alta montaña.

Cargando