22 DE MAYO

Silvia y José Martínez-Villalba: "Marvilla sacó adelante a toda una familia"

Esta es la historia de un pareja de emprendedores de Santander y Antioquia que le enseñaron a los bumagueses a comer pollo frito y consolidaron una cadena de restaurantes.

Jairo Martínez-Villalba se fue a llevar una carta a Medellín y terminó enamorado de la novia de su hermano, una paisa llamada Adelina Escobar.

El noviazgo duró un año pues al cabo de ese tiempo se casaron y se establecieron en Bucaramanga.

Los Martínez-Villalba Escobar montaron una venta de helados en un pequeño local del parque Bolívar, al lado del Centro Colombo-Americano.

Un día, un argentino que estaba de visita en la ciudad, le sugirió a Jairo, vender pollo frito, toda una novedad, al final de la década de los años 60s en la capital de Santander.

De ese modo nació Marvilla, una cadena de restaurantes que hoy tiene una decena de puntos en el área metropolitana.

Quien no recuerda la moda "búcara" de comer helados de "bolita" con papa frita asegura Silvia, la mayor de los 10 hijos de Jairo y Adelina.

Ella, quien es la presidente de la junta directiva de Marvilla y el menor, José relataron la historia de sus padre, de la empresa y de llos bumangueses que crecieron comiendo pollo frito y papas en Bucaramanga.

Cargando