JUDICIAL

Familia del alcalde de Bucaramanga precisa fechas del secuestro de su hija

El plagio fue cometido en 2004 mientras Juliana Hernández Oliveros se encontraba en una finca junto a una de sus amigas.

Mauricio Hernández Oliveros,ell hijo mayor del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández precisó que Juliana su hermana, de 28 años, estudiante de derecho de la universidad Santo Tomás, fue plagiada hace 12 años y no hace 7 como lo contó el mandatario en el programa Hora 20 de Caracol Radio.

En la intimidad de su hogar, Mauricio relató por primera vez, pormenores del plagio como que los delincuentes se valieron de una amiga de su hermana, quien el 4 de junio de 2004, la invitó a una finca cerca de Bucaramanga.

Los secuestradores aprovecharon que Juliana había consumido licor para someterla y no se descarta que su compañera de universidad haya servido de cómplice para facilitar la retención.

A las pocas horas, cuando Juliana no aparecía, la familia comenzó a hacer llamadas.

Mientras crecía la zozobra recibieron una comunicación en la cual se advertía del plagio de las dos mujeres.

En apariencia, las secuestradas fueron llevadas a Cúcuta y posteriormente trasladadas a Tibú, la principal población de la zona del Catatumbo, en Norte de Santander, una región de amplio dominio de la guerrilla, primero del Eln y luego de las Farc.

La familia cree que Juliana fue vendida por sus secuestradores a una facción del grupo que ho sostiene negociaciones con el gobierno nacional.

El hijo mayor del alcalde reveló que estuvo tratando de negociar la liberación con un sujeto que se identificaba como José y el cual pedía 5 millones de dólares.

Tiempo después los contactos se perdieron pues el hoy alcalde comunicó que no iba a pagar el rescate.

El empresario consideraba, como aún lo sostiene hoy, que este tipo de negociaciones alentaría más secuestros de sus allegados.

En las últimas horas, a propósito de la noticia de Caracol varios mandos de la policía y del ejercito llamaron a la familia para obtener informaciones que permitan revivir la investigación.

12 años después del secuestro, Mauricio recordó que durante los primeros meses recibieron varias pruebas de supervivencia en las cuales observaba a Juliana vistiendo uniformes de la guerrilla.

En las imágenes se veían además letreros de la guerrilla del Eln.

Sobre la mujer que habría servido de señuelo para cometer el secuestro, Mauricio aseguró que perdió su rastro tras volver a la libertad.

Por su regreso, la familia de esa mujer habría pagado 20 millones de pesos.
La revelación del secuestro de su hija, fue una noticia que se conoció cuando el alcalde de Bucaramanga hablaba con los periodistas de Hora 20 de Caracol Radio sobre los primeros 100 días de mandato.

Aunque la familia del hoy alcalde denunció el caso ante el Gaula de la policía y el ejército, el hecho nunca trascendió a los medios de comunicación.

El alcalde dijo en Hora 20 que hace tres años fue contactado para que pagara 2 millones de dólares por la liberación.

El mandatario siguió respondiendo que no iba a pagar y confesó. entre lágrimas, que cree que la chica, la segunda de sus cuatro hijos, está muerta.

Cargando