Hora 20Hora 20

Programas

Brasil, México y Perú, ¿para dónde va la democracia en la región?

Panelistas consideran que los ciudadanos tienen un malestar ante la falta de respuestas de la democracia y tienen esperanza de que bloque político rechace cualquier ataque a este sistema.

Getty images / Matthias Kulka

En Hora20 una mirada a profundidad del estado de la democracia en América Latina. Se habló del rumbo que toma este sistema político a partir de los hechos de violencia en Brasil con el asalto a sedes estatales y Perú donde van más de 40 muertos en las protestas. También el análisis a la excesiva violencia en México tras la captura del hijo del Chapo Guzmán y la renuncia de varios miembros del gabinete de Gabriel Boric. Un escenario que se da en medio de los intentos de integración latinoamericana.

Casi todos los países de América Latina hoy cruzan por algún tipo de crisis en el que se ve comprometida la democracia y la estabilidad política. En México la captura del hijo del Chapo Guzmán dejó 29 muertos en Culiacán tras el enfrentamiento entre la mafia y el Estado. En El Salvador preocupa la violación de derechos humanos según lo denunciado por organizaciones internacionales. En Perú tras el intento de golpe de Estado de Pedro Castillo y el ascenso al poder de Dina Boluarte se ha desatado una ola de protestas en el sur del país que deja ya 46 muertos, saldo que no detuvo la ratificación en el Congreso del gabinete conformado por Boluarte. En Chile Gabriel Boric enfrenta una nueva crisis ante la renuncia de dos miembros de su gabinete: ministra de justicia y jefe de gabinete tras el indulto el pasado 30 de diciembre a 13 detenidos durante las protestas de 2019, muchos de ellos con antecedentes penales graves y de delitos comunes; un hecho que ha llevado a que la impopularidad de Boric llegue hasta el 70%.

Sin embargo, uno de los hechos más graves contra la democracia de estos primeros días del 2023 se ha registrado en Brasilia donde el pasado 8 de enero, miles de bolsonaristas irrumpieron en el Palacio de Gobierno, del Supremo de Justicia y el Congreso al mejor estilo de la toma del Capitolio del pasado 06 de enero del 2021 en Washington D.C. Una turba de personas atacó las sedes de la democracia, afectaron las instalaciones, irrumpieron con obras de arte y dejaron una huella que no se podrá borrar pronto: el intento de un golpe al recién posesionado gobierno de Lula da Silva, pues se buscaba que los militares intervinieran y desconocieran el nuevo gobierno, provocando así el ataque más grave a la democracia desde el fin de la dictadura militar hace menos de 40 años. Todos estos, escenarios que hasta el Papa Francisco en un reciente discurso planteó que la creciente polarización política y social ha llevado a un debilitamiento de la democracia.

Lo que dicen los panelistas

Desde Perú, Clara Elvira Ospina, periodista y directora de Epicentro TV, resaltó que hay malestar frente a lo que no da la democracia a los ciudadanos, “hay expectativas en varios frentes y sienten que democracia no lo está dando; hay gran polarización y eso hace que la gente crea que la única solución es radicalismo”, un reflejo de esto sería que casi todas las elecciones son muy disputadas. Agregó que la manera como se aborda expectativas de lo que puede dar el sistema genera inconformismo y radicalización, lo cual es caldo de cultivo para que las cosas se compliquen, “Petro tras autogolpe de Castillo, empezó a ser contundente con el hecho de que los gobiernos progresistas eran amenazados. Él dice que a Castillo no lo dejaron gobernar”.

Sobre el caso puntual de Perú, comentó que la Policía no tiene capacidad de reaccionar adecuadamente ante protestas violentas, “Gobierno Boluarte declara estado de emergencia y saca al Ejército, y ellos no reaccionan a manera diferente que disparando. Militares disparaban al cuerpo, todos los cuerpos tienen balas de la cintura hacia arriba”.

Para Paula Ruiz, profesora e investigadora en la Universidad Externado, cada país requiere análisis distinto, pero en general cree que la democracia está bajo estado delicado y se debe observar, “lo de Brasil no era tan inesperado, había indicios de que se repetiría lo del 06 de enero en Washington”. Frente a ese panorama, dijo que la ciudadanía hoy es más exigente, más conectada y con necesitades apremiantes que se aceleran tras pandemia y tienen gobiernos que tienen respuestas con estrategias del siglo XX.

Sobre lo ocurrido en Brasil, detalló que Lula no la ha tenido fácil y que el PT no está gobernando hoy porque no tiene fuerza importante en congreso, con lo cual debe entrar a buscar coalición, “no es lo mismo este Lula 3.0 a época dorada de la región con primera ola rosa cuando economía permitía matizar y poner en práctica el discurso de igualdad e integración latinoamericana”.

Carlos Alberto Patiño, profesor en la Universidad Nacional, autor de varios libros sobre política internacional y doctor en Filosofía, planteó que la mayoría de gobiernos de izquierda contrario a lo contestatario que se veía antes, los ha puesto a defender la democracia, “ese cambio es importante en el discurso político porque habíamos tenido una izquierda en la oposición denunciando a las derechas”, ante lo cual, dijo que el reto de izquierda es tener gobiernos de centro que no respondan ideológicamente, “no hay especie de calibrar demandas ciudadanas y mirar qué piden ciudadanos de manera acertada. No se pide respuesta ideológica”.

Sobre la violencia en México, aseguró que hay un nacionalismo del gobierno mexicano, “AMLO es un político de izquierda, pero decimonónico, priista, enmarcado en nacionalismo y desconoce esa falta de control en el territorio”, pues resalta que el problema ahora es la militarización de sociedad civil que se defiende de narcos y grupos armados.

Renata Segura, subdirectora para América Latina y el Caribe del Crisis Group, explicó que los problemas develados tras la pandemia motivaron a la gente a que haya una democracia que responda de manera efectiva, “es interesante ver en Latinobarómetro...2021 para caída que tenía la democracia, en 2010 era 63% aprobación y en 2018 era 48%. Es claro que no hay nostalgia por regímenes dictatoriales”. En ese sentido, puso ejemplos como el de Bukele el cual se puede ver como un modelo eficaz por la gente, hay un cansancio de que Estado no provea cosas básicas. La gente ve que, si es menos democrático y se garantiza seguridad, está bien”.

Mientras que, en el caso de Brasil, comentó que el escenario del pasado domingo se da con personas económicamente más estables, algo que considera, una reacción conservadora ante el regreso de una política de intervencionismo estatal, bolsonaristas estaban ahí y se estaba pensando cuándo pasaba; lo de un domingo es un poco como de teatro”.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad