Ciudades

Un juez dejó en libertad a implicados en explotación de fauna silvestre en Córdoba

En diligencias de allanamiento y registro en Córdoba se incautaron pericos, tucanes, loros, micos tití, ardillas y un jaguar, entre otras especies. Diez personas fueron capturadas.

Montería

Pese al contundente acervo probatorio y a la solicitud de la Fiscalía de imponer medidas intramulares, un juez impuso medidas no privativas de la libertad a nueve de las 10 personas capturadas por explotación de fauna silvestre protegida, en la vereda Polonia del municipio de Buenavista.

El trabajo articulado entre la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos y la Seccional Córdoba, apoyado por el CTI y la Policía Nacional, permitió establecer, tras un año de investigaciones, que una familia presuntamente sometía violentamente a centenares de animales silvestres, los cuales posteriormente eran vendidos en el mercado ilegal de especies. Micos, venados, pájaros y hasta un jaguar vivían en una especie de cárcel, según dieron a conocer las autoridades.

A las 10 personas implicadas les imputaron los delitos de concierto para delinquir, maltrato animal y aprovechamiento ilícito de los recursos naturales. De acuerdo con la investigación, las personas aseguradas al parecer se dedicaban al tráfico de fauna silvestre, así como a su comercialización ilegal en el país.

Los imputados son Carlos Arturo Cárcamo Reyes, Jorge Armando Julio Reyes, Rosemberg Benítez Cipriano, Yeifer Alberto Solano Moreno, Dionisio José Gómez Flórez, Yilber Yesid Benítez Cipriano, Rigoberto Antonio Benítez Cipriano, Norbey Fernández Morales Cipriano, Jasmid José Morales Solano y Javier Alejandro Morales Solano.

Los capturados recibieron medidas no privativas de la libertad, mientras Morales Solano fue cobijado con detención domiciliaria. La contundencia del material probatorio hizo que todos aceptaran los cargos endilgados por la Fiscalía. Pese a quedar en libertad, los implicados quedan con la obligación de presentarse periódicamente o cuando sea requerido ante el juez o ante la autoridad que él designe.

El trabajo investigativo da cuenta que la actividad ilícita data de aproximadamente 50 años, donde varias familias se lucran con la acción ilegal, e incluso abastecen de especies de fauna a traficantes en otras ciudades de Colombia.

A su vez, se estableció que para la manipulación de las especies las bañaban con agua fría logrando someterlas. En el caso de las aves, les amarraban las patas con cuerdas y a los mamíferos los ataban con cadenas y lazos.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad