Ciudades

Allanaron inmuebles por valor de $1.300 millones en Risaralda

Las dos casas y dos fincas ubicadas en La Virginia y Santuario, hacían parte del proceso de extinción de dominio de la red de tráfico de estupefacientes conocida como Vulcano.

Allanamiento de inmuebles utilizado para el tráfico de estupefacientes

Pereira

En medio de la operación denominada Puerto Dulce, fueron allanados cuatro inmuebles que eran utilizados para el tráfico de estupefacientes por la banda delincuencial conocida como Vulcano, cuyos integrantes fueron capturados en el año 2021.

Los bienes, dos fincas y dos casas ubicadas en La Virginia y Santuario municipios de Risaralda, que hacían parte del proceso de extinción de dominio, por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego; están avaluados en aproximadamente $1.330 millones.

El operativo, de acuerdo con el coronel Javier Raúl Gallego, comandante de la Policía Metropolitana, se logró luego de que las labores investigativas realizadas, llevaran a establecer que los bienes habrían sido adquiridos con dineros producto de las labores delincuenciales que ejercía esta red de tráfico de estupefacientes.

“Aproximadamente en el mes de febrero del año anterior, donde se lograron capturar 32 personas por orden judicial, en esa misma operación había salido la orden de captura que se tenía de alias Aleida, la cual era la líder directa de este grupo delincuencial que delinquía directamente en el municipio de La Virginia y desde allí dirigía toda la venta y el tráfico de estupefacientes”.

En cuanto a alias Aleida, señala el coronel Gallego que, en su papel de líder se encargaba de obtener, almacenar, y vender sustancias estupefacientes en La Virginia, La Celia, Belén de Umbría y Apía, municipios de Risaralda; Belalcázar, San José, Palestina y su corregimiento Arauca en Caldas; y en La Tebaida en el Quindío.

En cuanto a alias Leo, quien era el segundo al mando, indicó el comandante de la Policía Metropolitana que trabajaba como caficultor en La Virginia (Risaralda), aprovechando esta fachada para evitar ser detectado por las autoridades, mientras se encargaba de conseguir las armas de fuego para la organización delincuencial, además permitía que en unos de sus inmuebles ubicado en zona rural de Santuario (Risaralda), se cometieran homicidios y se organizaran reuniones de los integrantes de otra organización delincuencial.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad