Al CampoAl Campo

Economía

Huertas escolares, estrategia para cultivar en los niños amor por el campo

Durante todo el proceso los niños de Sutatenza cuidan, riegan las hortalizas y cuando sale la cosecha se las llevan para sus casas.

Con huertas escolares incentivan a los niños a seguir en el campo

Con huertas escolares incentivan a los niños a seguir en el campo

03:21

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://caracol.com.co/embed/audio/507/1664015540697/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Huerta escolar en Sutatenza, Boyacá. Foto de Caracol Radio

Tunja

En Sutatenza (Boyacá), además de ser cuna de la radio educativa en Colombia, es un lugar apropiado para ensañarles a los niños las labores del campo. Según el alcalde Giovanni Montenegro, los docentes, rectores y padres de familia arreglaron los terrenos en las instituciones educativas para construir huertas escolares donde aprenden las labores del campo.

“Ellos se encargan de regarlas, de aplicarles abono y nosotros vamos periódicamente a fumigar y una vez cosechamos lo que hemos sembrado los niños los llevan a la casa”, dijo Montenegro.

Los 100 niños de las nueve sedes rurales tienen muy claras las tareas que deben hacer, y los mayores el apoyo que les debe brindar.

La profesora Reina Barreto Castillo cuenta que junto a los padres de familia cortaron la maleza, retiraron las piedras y dejaron el sueño adecuado para que los niños puedan trabajar en la huerta.

“Las madres de familia les colaboraron plantando las hortalizas, teniendo en cuenta las recomendaciones de los agrónomos quienes manifestaron que cada planta debía ser cultivada a 30 centímetros de distancia”, dijo.

Para salir de la rutina, los docentes y los niños en sus horas de descanso ven en las huertas una actividad diferente, y por supuesto con el respaldo de la comunidad.

Una de las estudiantes considera como importante estas estrategias para mantener la tradición campesina. “Nosotros como jóvenes debemos saber la importancia que tiene los cultivos, las semillas y cómo se maneja una planta y así poder asegurar una nueva calidad de vida”, dice la estudiante Deisy Yurany Salcedo.

Los padres de familia son los más felices que sus hijos desde muy pequeños amen las labores del campo.

“Es una forma económica y natural de producir alimentos sanos y es oportuno hacer estos proyectos para promover el trabajo grupal con los niños, padre y comunidad en general de las veredas”, explica Ruth Lucely Novoa, madre de uno de los estudiantes.

En las huertas de los colegios rurales de Sutatenza los niños siembran lechugas, remolacha, zuquini, brócoli, cilantro y espinacas.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad