Daniel Felipe Martínez

Isabel Poveda, gregaria de lujo para Daniel Felipe Martínez

La madre del corredor del Ineos recuerda como el día más feliz de su vida cuando Daniel ayudó a Egan en el Giro y lo ve ganándose un Tour de Francia.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Tras los triunfos y grandes logros de Daniel Felipe Martínez en las carreteras nacionales e internacionales se encuentra una gran mujer, Isabel Poveda, madre del ciclista del Ineos, quien junto a Guillermo Martínez, su padre, han sido "gregarios" de lujo en la crianza, formación y aún hoy en su rol como profesional para el pedalista de 26 años.

De origenes humildes y con las tantas dificultades que vive un gran sector de la población, Isabel y Guillermo se las arreglaron para sacar adelante a sus hijos, trabajando en ese entonces como vendedores ambulantes.

Ella recuerda que desde chico quisieron impulsar la práctica del deporte en su hijo, aunque por algunos motivos prefieron que fuera la bicicleta y no el fútbol, un deporte que para ellos estaba en torno de mucho peligro.

En esa labor el ejemplo de su hermano mayor y la oportunidad de varios profesores fue clave para que las cualidades de Daniel Felipe no pasarán desapercibidas.

Isabel recuerda con gran emoción uno de los momentos cumbres en la trayectoria deportiva de su hijo, el Giro de Italia del 2021, donde Daniel Felipe, además de terminar en el Top 5 de la clasificación general, fue fundamental para que Egan Bernal ganará el título de la carrera.

Durante la etapa 17, cuando Simon Yates atacaba a Bernal y parecía descontar con peligro la diferencia sobre el colombiano, apareció Martínez como un 'Ángel de la guardia' e impidió que el de la camiseta rosada desfalleciera.

"Fue algo espectacular, fue algo que yo dije 'bendito señor', sacó una nobleza, sacó un orgullo grande de ayudar a quien lo necesitaba, de verdad que necesitaba una mano dura y una mano que lo apoyara, lo ayudara y lo sacara de ahí, ahí estuvo Daniel para para Egan", comentó con emoción sobre dicho suceso.

"Yo creo que fue el momento más feliz de mi vida, ese momento fue muy especial para nosotros, porque no solo fue el comienzo de Daniel en las grandes, sino darse cuenta de que no todo es ir a ganar una carrera, no todo es ir aganar una etapa, no lo es todo ir adelante, sino ayudar al amigo, al hermano, al compañero y eso era lo que nosotros esperabámos en un deportista, porque no lo había visto y ahora lo vemos", reflexionó Isable.

Y recordó: "lloré como nunca, tanto en las entrevistas como en la casa, yo no hacía sino llorar, no de tristeza sino de alegría. Él había sacado algo muy grande de su corazón para entregarle a su compañero".

Pese a la distancia, tanto ella como Guillermo intentan acompañar a Daniel Felipe de la mejor manera posible, siguen sus carreras a la distancia, sufren y festejan junto a él.

La confianza en que su hijo va a llegar a lo más alto del ciclismo mundial crece día a día: "No son solo sueños, sino que veo en él ganándose un Tour de Francia, un Giro de Italia, una Vuelta a España, yo sé que su crecimiento día a día es gigante".

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir