Día de la Mujer: El interior de las marchas en tres iniciativas artísticas

Estos 3 proyectos son una muestra de cómo la pintura, el baile y la música se toman las calles de decenas de ciudades colombianas.

Día de la Mujer: El interior de las marchas en tres iniciativas artísticas /

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y en Colombia se conmemora cada año con manifestaciones que recuerdan y destacan las décadas de lucha en la conquista de derechos.

Para esta fecha, nuevamente, están convocadas marchas en gran parte del territorio nacional. Ciudades como Soacha, Ipiales, Medellín, Cali, Barranquilla, Riohacha, Bucaramanga y Bogotá tendrán movilizaciones y manifestaciones culturales a lo largo del día.

En América Latina, la música, el arte y la danza han fortalecido la movilización feminista en los últimos años. En Bogotá, estas tres iniciativas son una muestra de cómo viven las mujeres el 8 de marzo en las calles de la ciudad a través del arte.

Natural High y el ‘perreo’ feminista

“Para los patriarcas, aquí no hay cabida. Amor al feminismo que me ha salvado la vida”, lo canta ‘Natural High’, rapera y coordinadora de las movilizaciones feministas de la organización Somos un rostro colectivo.

Natural es ingeniera eléctrica de la Universidad Distrital de Bogotá. Viene de una familia santandereana y es la primera en haber nacido en la capital del país. Cuenta que lleva más de 10 años en el activismo feminista y durante las manifestaciones es una de las ‘animadoras’ de las marchas. Desde el 28 septiembre de 2021, en el marco de las manifestaciones por la despenalización del aborto, creó junto a sus compañeras una tarima móvil con sistema de sonido, que llamaron ‘ambulancia abortera’.

“Creo que una se vuelve feminista con su propia historia. Juntándome con compañeras con las que siempre sentimos que necesitábamos algo más allá del movimiento estudiantil, me fui encontrando con más mujeres que se preguntaban ‘¿qué es esto del feminismo?’. Empezamos a indagar y me di cuenta de que siempre fui feminista y solo me faltaba enunciarme”, cuenta.

La artista señala que su seudónimo de Natural High fue su primera incursión en el hip hop, pero siempre buscó algo más: “Así que decidí hacer ‘perreo’. Más que reguetón, me gusta llamarle perreo feminista, que está dirigido para todas”.

“Todo el tiempo estoy invitando a la gente a la reivindicación con mi música. Por ejemplo, a las lesbianas, que históricamente nos han dado un lugar despectivo, como si ser lesbiana fuera un insulto, canciones como ‘El Tijereteo’ muestran que existimos, que estamos en todos lados”, continúa Natural.

La artista explica que “mi música es también una invitación al placer, a la movilización, a la organización. A luchar contra todos estos dolores y cargas que el patriarcado, el machismo, el señalamiento y la lesbofobia nos han dejado y que nos mantienen rotas, pero también por eso es que nos juntamos”.

Leer más:

De la academia a las calles: arte y maquillaje de Históricas

Protestando contra “una falta de un enfoque de género” en su educación como historiadoras, nueve mujeres de la Universidad de los Andes decidieron fundar Históricas poco antes de que se decretara que el covid-19 era una pandemia global. 

A través de videollamadas, se reunían semanalmente a discutir textos y aprender sobre feminismo y género en la historia, pero con el tiempo se dieron cuenta de que ese espacio estaba incompleto. 

“La academia busca entender el patriarcado y cómo se construyen las relaciones de género. Obviamente, eso es fundamental para el feminismo, pero realmente es en las calles en donde hemos entendido sobre solidaridad. Compartiendo con otras colectivas, a través de donaciones y ferias hemos aprendido a transformar el patriarcado más allá que simplemente entenderlo”, señala Lucía Yepes Bonilla, cofundadora de Históricas. 

Lucía cuenta que “muchos espacios están mediados por la competencia: quién es la más inteligente, la más elocuente, la más bonita, mientras que los espacios feministas son un reconocimiento a tu valor como mujer por el simple hecho de existir y en este espacio todas tienen una comunidad”.  

Al salir a las calles, las mujeres de Históricas decidieron intervenir los espacios públicos a través del arte. Organizaron jornadas para pintar murales y, cuentan, el 8 de marzo de 2021 encontraron en el maquillaje una forma de construir comunidad, pues mujeres que no conocían se acercaron a pedir que las maquillaran. 

“Pintamos nuestros cuerpos de los colores del feminismo, lo que deja claro a otros que haces parte del movimiento; pero, sobre todo, lo haces para ti misma”, señala Alejandra Torres-Galindo, cofundadora de Históricas. 

La historiadora señala que maquillarse para este tipo de espacios “es reivindicatorio, porque se piensa que nos maquillamos para agradar a los hombres; pero, en realidad, lo estoy haciendo para mí y para mi causa. Maquillarnos en manifestaciones es cuestionar la forma masculinizada en la que se ha concebido la movilización social”

Durante la jornada de este 8 de marzo, Históricas estará de nuevo en el Parque de los Periodistas organizando un micrófono abierto, pintando carteles y con un espacio de maquillaje. 

“Algo fundamental del movimiento feminista es la alegría y el amor. Claro, con toda la seriedad que conlleva, pero sin perder toda la potencia del movimiento y trayendo también otros valores que le faltan a la movilización social”, concluye Lucía. 

Una escuela de ‘twerk’ feminista

Una tarde en un bar de Chapinero, seis amigas reunidas conversaban sobre feminismo y lo mucho que disfrutaban bailar. Así nació la Escuela de Twerk Feminista en Bogotá, por la que han pasado aproximadamente 100 mujeres durante los últimos tres años. 

“Lo que hacemos es ligar el feminismo, el disfrute de nuestros cuerpos y las reivindicaciones políticas de las mujeres. Al llevarlo a las marchas, la idea es gozarnos la celebración cuando las mujeres nos tomamos las calles. Se trata de tomarnos lo público a través del baile”, cuenta Lorena Hernández, integrante de la Escuela de Twerk Feminista. 

El twerking es un baile que, según algunas versiones, se remonta a las comunidades afrodescendientes de Nueva Orleans en el siglo XIX, y que ha sido popularizado en los últimos años por cantantes como Miley Cyrus y Rihanna. Asimismo, ha recibido críticas por ser un baile que “sexualiza a las mujeres”. 

Lorena explica que “el twerk feminista es todo un debate de contradicciones y construcciones que hemos hecho nosotras mismas. Para nadie es un secreto que hablar de twerk y feminismo de entrada suena contradictorio”. 

“Es bueno poder transformar estos espacios que históricamente han sido misóginos, machistas, violentos, que están llenos de estereotipos sobre nuestros cuerpos en momentos para nuestro disfrute y nuestro placer”, continúa. 

Esta reflexión es la que llevan a las calles, dejando claro que el debate sobre la sexualización de los cuerpos sigue, pero que es un camino que recorren juntas. 

La instructora concluye que “para nosotras es muy importante conmemorar todas las violencias estructurales que sufrimos las mujeres durante el 8 de marzo, pero también señalar que estamos juntas, estamos felices y estamos vivas en las calles para perrear”.


Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir