Tres consejos de una nutricionista para evitar la acidez estomacal

Algunos trucos sencillos pueden evitar que sienta la incómoda quemazón causada por la acidez estomacal.

Comida / Gettyimages

La acidez estomacal o pirosis suele ocurrir cuando el contenido del estómago regresa al esófago, el tubo que transporta los alimentos desde nuestra boca hasta el estómago.
 
"La acidez es el movimiento inapropiado del ácido del estómago hacia el esófago. Su estómago es una bolsa de ácido y necesita ser muy ácido para que pueda digerir adecuadamente los alimentos. Si tu estómago tiene espasmos, puede resultar en que su contenido se dispare hacia el esófago", explicó la nutricionista Vikki Petersen al medio Digital Journal.
 
La médica puso de relieve que se debe tener cautela al tomar medicamentos para combatir la acidez estomacal, ya que es importante entender y tratar por completo la causa raíz del problema.
"La exposición prolongada al ácido puede inflamar el esófago y provocar úlceras e incluso cáncer", alertó la nutricionista.
 
La acidez estomacal, sin embargo, puede ocurrir como un evento aislado, lo cual puede evitarse. Según Petersen, estos son tres consejos sencillos que puedes seguir para no padecer agruras.
 

Comer despacio

 
Según la especialista, para evitar la incómoda sensación de quemazón en el esófago es importante tomarse el tiempo para masticar bien los alimentos y no comer demasiado rápido.
 
De esta manera, evitas comer en exceso. Al llenar demasiado el estómago, es posible que se produzcan espasmos, lo que, por ende, resulta en la pirosis.
 

No acostarse después de comer

 
Es demasiado tentador, pero tomar una siesta aumenta la probabilidad de que sientas acidez. Mantenerse en la vertical permite que la gravedad ayude a la digestión.
"Recuerda que tu tracto digestivo se mueve de arriba hacia abajo. Si te acuestas o te encorvas, puedes interferir con el movimiento eficiente de los alimentos desde el estómago hasta el intestino delgado", explicó Petersen.
 

Hacer ejercicio con el estómago vacío

 
Hacer actividades físicas vigorosas luego de alimentarse tampoco es recomendable. Según la nutricionista, se debe esperar al menos de 30 a 60 minutos, o hasta que ya no tengas la sensación de estar lleno, antes de comenzar a hacer ejercicio.
 
"Esto no incluye un paseo tranquilo después de una comida. Los movimientos suaves como caminar después de comer, en realidad, ayudan a la digestión", puntuó la especialista.
Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir