Copa Libertadores

Vargas y la razón por la que Boca salió desconfiado al Palogrande en 2004

Se cumplen 17 años de la Copa Libertadores conseguida por el Once Caldas y el exjugador colombiano reveló lo que ocurrió en el camerino

Guillermo Barros Schelotto en el Palogrande de Manizales en la final de la Copa Libertadores 2004 /

Hoy se cumplen 17 años de una de las mayores hazañas del fútbol colombiano. Boca Juniors llegó a Manizales para defender el título de la Copa Libertadores ganado un año antes. En La Bombonera hubo empate sin goles, pero esto no amilanaba al equipo de Carlos Bianchi en el Palogrande.

Fabián Vargas hacía parte del club argentino y en El Vbar el bogotano contó algo que ocurrió minutos antes del partido. "Estábamos jugando fútbol tenis en el camerino y un jugador rompió un espejo". Para algunos argentinos esto es una gran mufa y empezaron a hacer las "contras". Una de ella tocarse el testículo izquierdo.

Le puede interesar

Según Vargas los argentinos estaban muy nerviosos y todo empeoró cuando en el calentamiento previo se lesionó Guillermo Barros Schelotto. Parecía que de verdad era mala suerte. Jhon Viáfara puso arriba al Once a los 7 minutos y empató Guillermo Burdisso a los 52.

Todo se definió desde el punto penal, era una de las especialidades de Carlos Bianchi que ya había ganado así las Libertadores de 2000 ante Palmeiras y 2001 contra Cruz Azul. Los que piensan que los penales son suerte y que romper un espejo da mala suerte, ese día se convencieron más. Boca Juniors no convirtió ningún penal y Once Caldas celebró.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir