Tribuna

Certezas

Información de fuentes calificadas como un único salvavidas para actuar por encima de vanidades de los mandatarios: así debemos entender esta labor.

En época de pandemia son pocas las certezas. Pero hoy tengo tres. Ya no soy libre en mis decisiones individuales, la opinión a menos que sea especializada es bazofia y la información tiene un valor privilegiado y, por lo tanto, el periodismo tiene en la actual coyuntura su principio y su fin filosófico y práctico.

Solo en la guerra fratricida de Colombia en su profundo conflicto, había experimentado un desafío y compromiso como los que nos plantea una situación como la actual, que escasamente depende de nosotros, y llama a despertar necesariamente lo ético en todas sus dimensiones. Por desgracia, que no por sorpresa, la pandemia está mostrando a muchos líderes del mundo aterrados y vulnerables, vanidosos y encantados con los reflectores de la televisión. A otros y otras en diversas partes del mundo, en cambio, nos ha permitido conocer de su rigor como el caso Angela Merkel y las gobernantes de Nueva Zelanda y Finlandia.

Lea la columna completa en El País

Cargando