Iglesia católica

Obispos denuncian abandono del Estado en Nariño y Cauca

"La agudización de la crisis humanitaria" en esta zona del país es la conclusión a la que llegaron, tras efectuar una reunión de tres días.

Tras una reunión de tres días, donde la comunidad de Obispos de Nariño y Cauca hizo una "lectura cuidadosa de la realidad que se vive en estos territorios", develaron las problemáticas que en la actualidad afectan la estabilidad de las comunidades del suroccidente del país.

"Manifestamos nuestra profunda preocupación por el sufrimiento de nuestros pueblos, que se expresa en el abandono del Estado de sus ciudadanos, en el incremento del número de homicidios, los continuos enfrentamientos de los grupos armados que ponen en riesgo la vida de las comunidades, el reclutamiento de jóvenes y niños, la corrupción y la inestabilidad política de algunos de nuestros municipios y el daño de nuestros sistemas hídricos por la contaminación producida por la minería ilegal", señalan en un comunicado.

De igual forma mencionan "el deterioro del medio ambiente, fruto de la tala indiscriminada de los bosques para la expansión de los cultivos ilícitos", por lo que manifiestan su preocupación y al mismo tiempo rechazan la posibilidad del reinicio de la fumigación, pues consideran, que se necesitan soluciones estructurales.

 

"Rechazamos el fenómeno del secuestro que vivimos en nuestra región, de manera especial el sucedido en los últimos días en el territorio del municipio de Guapi. Estamos convencidos que la vida humana, la libertad y la movilidad en el territorio son esenciales para el progreso de los pueblos", manifestaron ante el secuestro de civiles retenidos en una zona rural del municipio.

Justamente por ello, solicitaron a las autoridades proteger la vida y a organismos nacionales e internacionales, para que sirvan como mediadores en la liberación de los retenidos "para que actúen eficazmente y se logre su pronta liberación".

Cargando