Recapturan en Venezuela a exsenadora Aída Merlano

Las Fuerzas Especiales de Venezuela confirmaron que el hecho se dio en Maracaibo en el Estado Zulia.

El comisionado en jefe Miguel Domínguez, quien es el director de las Fuerzas de Acción Especial de la Policía de Venezuela, confirmó a través de su cuentas personales en redes sociales que en ese país fue capturada la excongresista Aída Merlano.

Según sus publicaciones la detención se dio en la ciudad de Maracaibo, en el estado de Zulia en un sector conocido como El Milagro.

Domínguez asegura que Merlano ingresó a Venezuela de forma ilegal y acompañada por un ciudadanos colombiano que se encontraba indocumentado. Agrega que fueron trasladados y los pusieron a disposición del Ministerio Público de ese país.

En la foto aparecen los dos de espaldas junto con celulares, un computador, documentos y tarjetas bancarias, así como unas extensiones de pelo.

La excongresista, condenada a 15 años de prisión por compra de votos, huyó de prisión en una fuga captada en cámaras de seguridad, en la que salta ayudada de una cuerda, desde el consultorio donde estaba siendo atendida en el norte de Bogotá, para luego subirse en una moto que la estaba esperando.

Merlano Rebolledo se fugó tras acudir a una cita odontológica en el consultorio del dentista Javier Cely Baraja, un teniente coronel retirado del Ejército que salió de las filas militares por sospechas de hechos de corrupción.

Cely compareció en audiencia señalado por la Fiscalía por complicidad en fuga de presos ya que, de acuerdo con el ente acusador, permitió que se consumara el plan de escape de Merlano Rebolledo con quien tenía un alto grado de cercanía, según la perfilación hecha por expertos basados en el vídeo en el que se ve a la hoy fugitiva en el consultorio del dentista, quien se defiende en libertad.

También libre se encuentra Aída Victoria Merlano Manzaneda, la hija de la excongresista, quien calificó su detención como un espectáculo de la Fiscalía y un mecanismo de presión para que su mamá se entregara.

Ese día, antes de ingresar a la sala de audiencias, la joven Merlano Manzaneda dijo “mi mamá me conoce perfectamente, sabe que soy una persona fuerte, nada de esto va a quebrarme. Nadie va a quebrar mi voluntad. Saben el dolor que puede sentir una madre por ver su hija en estas condiciones”.

En esa misma diligencia el fiscal del caso pidió cárcel para Aída Victoria y para Cely argumentando, entre otras razones, que “estamos hablando de la burla de la justicia con el fin de evadir una condena es también grave. En la Costa tenía un caudal electoral, era una persona reconocida y muchas personas confiaron en ella”.

La jueza del caso, con jalón de orejas incluido, negó la petición y permitió que los dos implicados se defendieran en libertad. Una de las consecuencias de la decisión fue el cambio del equipo de fiscales que llevaban la investigación.

Cargando