Atentado escuela cadetes Bogotá

Dudas de la Procuraduría sobre manejo de seguridad en la General Santander

Luego del atentado de hace un año, el Ministerio Público investiga a dos generales.

Un año después del atentado terrorista perpetrado por el Eln en la Escuela de Cadetes de la Policía Nacional General Francisco de Paula Santander, cuando un carro bomba ingreso a las instalaciones donde se realizaba la ceremonia de ascenso de varios cadetes, se inicio una investigación disciplinaria contra el mayor general Carlos Enrique Rodríguez, director nacional de escuelas y la brigadier general Juliette Giomar Kure Parra, directora de la escuela de cadetes.

Ambos son investigados por la Procuraduría para determinar qué acciones realizaron para salvaguardar la seguridad del personal dentro de las instalaciones.

El Ministerio Público, tiene una veintena de pruebas que van desde testimonios de oficiales, patrulleros, tenientes hasta oficios y registros que darían cuenta de que se alertó sobre los daños en la puerta 'Halcón 14' por donde ingresó el carro bomba, la misma por la que solo podían ingresar camiones grandes o carros de la entidad pero no particulares. Según uno de los testimonios por allí también salían carros, pero precisamente se habían separado algunos conos para no tener que ir en repetidas ocasiones a correrlos.

Pese a la cantidad de material probatorio recopilado en la indagación preliminar, la Procuraduría señaló que “no permiten esclarecer si en verdad los citados oficiales generales adelantaron las gestiones necesarias” para garantizar la seguridad. Inclusive, en el documento de apertura de la investigación, se destaca que Kure Parra renunció a rendir testimonio, sin embargo, tendrá que hacerlo por ser una de las investigadas.

Entre los documentos que tiene el Ministerio Público están varios oficios que darían cuenta de que se solicitaba reforzar la seguridad. Además, se conoció que el presupuesto para la seguridad tuvo un incremento de más de 600.000.000 millones de pesos entre las vigencias 2018 y 2019

Pero, el punto de todo está en el ingreso del carro bomba. Según algunos informes desde agosto de 2018 estaba dañado el motor que abre y cierra la puerta pero el proceso se podía hacer de manera manual y la intervención quedo pendiente para el primer semestre se 2019, y antes de que sucediera, ocurrió la tragedia. Algunos testimonios dicen que hace meses la puerta estaba dañada y que permanecía abierta y con conos, además, en ese punto de la escuela no habían caninos y hasta el espejo por el que se ve bajo los carros estaba dañado meses antes que ocurriera el atentado.

En todo caso los dos generales deberán dar su versión sobre las medidas que se adoptaron para reforzar la seguridad en la escuela.

Cargando