La Argentina que recibe Alberto Fernández

El país enfrenta una crisis económica, altos índices de pobreza y una gran polarización.

En Argentina, analistas y ciudadanos han resaltado que el traspaso de gobierno entre Mauricio Macri y Alberto Fernández es uno de los más importantes de las últimas décadas en ese país.

Esto no solamente porque pasa de un mandatario de derecha a un peronista cercano a los Kirchner, sino porque la nación se encuentra en complicadas condiciones económicas y sociales.

El nuevo mandatario recibe una Argentina en crisis económica, con una inflación del 42% hasta el pasado mes de octubre y una caída estimada del Producto Interno Bruto del 3,1%para 2019.

La deuda alcanza un total de 315 mil millones de dólares, de los cuales 44 mil millones corresponden al crédito del Fondo Monetario Internacional que en este momento sigue en negociaciones.

En cuanto a los aspectos sociales la pobreza ha aumentado en 35%, llegando a 15 millones de personas que viven bajo esa condición. El nuevo presidente dijo que ese fenómeno afecta a uno de cada dos menores de edad.

A nivel de la población el país está profundamente polarizado y hay causas importantes como la de la legalización del aborto y también la necesidad de luchar contra la corrupción.

En cuanto a desempleo, este afecta principalmente a los jóvenes, afectando a casi el 30% de esa población. Actualmente hay más de 1.200.000 jóvenes de no estudian ni trabajan y que deben ser incluidos en el mercado laboral y en el ámbito educativo.

Cargando