¡Hay vida en la luna! pero no es extraterrestre

Se cree que hay osos de agua hibernando en el astro.

Esta especie microscópica llegó a la luna cuando la sonda Beresheet, de Israel, se vio obligada a hacer un aterrizaje forzoso en abril. En declaraciones para AFP, William Miller, experto en tardígrados, estos animales pueden sobrevivir la baja presión lunar y las temperaturas extremas, esto si no murieron en la explosión.

En el mismo medio, Nova Spivack, fundador de la fundación Arch Mission, afirma que debido a la composición del dispositivo que llevaba a los microanimales y la trayectoria de la sonda “creemos que las posibilidades de supervivencia para los tardígrados… son extremadamente altas”.

Vea también: Científicos descubren el misterio de los tiburones que brillan a oscuras

Beresheet llevaba consigo una especie de capsula del tiempo. Aparte de los osos de agua contenía una biblia, el himno nacional de Israel y su bandera, el dibujo de un niño sobreviviente al holocausto y alrededor de 100GB de datos comprimidos, incluyendo una versión en inglés de la Wikipedia.

Los tardígrados son animales de alrededor de 500 micrómetros (0.05 cm) capaces de sobrevivir en condiciones extremas como la radiación y el vacío. Según reporta FayerWayer, el método que utilizan para llegar a tal resistencia es “marchitarse” en una vaina, expulsando el agua de su cuerpo y reduciendo su metabolismo al mínimo.

Le podría interesar: Telescopio de la NASA halla un planeta que podría ser habitable

Aun así “es poco probable que sean rescatados a tiempo, así que supongo que, incluso si sobrevivieron, están condenados”, dijo a la AFP Rafael Alves Batista, físico de la universidad de Sao Paulo y coautor de un artículo sobre la resistencia extrema de los tardígrados. A pesar de que los osos de agua pueden sobrevivir años, la siguiente misión espacial tripulada a la luna está programada para el 2024 (Artemisa, de la NASA) y puede que para ese entonces sea demasiado tarde.

Este no es el único tipo de vida que los humanos han llevado a la luna, pues en las misiones espaciales realizadas entre 1969 y 1972, fueron depositadas bolsas con heces y orina en la superficie del satélite. Los desechos de los astronautas tienen microbios contenidos.

Cargando