Farc pide al Gobierno reanudar conversaciones de paz con el ELN

Desde este nuevo partido político aseguran que la implementación del acuerdo está en un estado crítico.

En el primer año de Gobierno del presidente Iván Duque, el partido Farc expresó su postura frente a lo que ha pasado en estos 365 días y manifiestan que tienen una gran preocupación por la implementación del acuerdo de paz. 

Lo primero que manifiestan es que para lograr una paz completa en el país se debe intentar buscar una salida negociada con el ELN y por ello le piden al mandatario reanudar los diálogos con esa guerrilla lo más pronto posible. Asimismo, indican que los tiene preocupados el “estado crítico” por el que está atravesando la implementación del acuerdo ya que hay diferencias muy grandes entre “el discurso presidencial y el compromiso de cumplir lo convenido en los acuerdos de La Habana”.  

Aseguran que las reiteradas pretensiones de revisar aspectos sustanciales del Acuerdo, como se apreció en las fallidas objeciones presidenciales a la Ley Estatutaria de la JEP, es evidente el propósito de romper su integralidad para despojarlo de su potencial transformador, particularmente en puntos nodales de la reforma rural integral, la participación política y la apertura democrática, y la solución al problema de la droga ilícita”. 

Los exguerrilleros aseguran que el presidente Duque está equivocado en sus posiciones frente al acuerdo ya que “el Acuerdo de paz no puede ser simplificado, entre otros, primero, a la comparecencia de los exintegrantes de las FARC-EP a la JEP, presionándola indebidamente para buscar la sanción y el castigo; segundo, a la reincorporación socioeconómica a través de proyectos productivos de menor alcance; y tercero, a la reducción de la RRI a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET en función de su política de estabilización y consolidación territorial, así como a la alteración de los contenidos y propósitos originales del Fondo de Tierras, de la formalización de la pequeña y mediana propiedad, y del catastro multipropósito”. 

En el balance que entregan como partido político por el primer año de Duque en la Casa de Nariño, la Farc dice que hay problemas porque hay más de 400 exguerrilleros que siguen en la cárcel. “Por cuenta de un no resuelto cierre en los listados de nuestros integrantes, se agrega la locuacidad de funcionarios del Alto gobierno que ponen en duda en forma recurrente nuestros compromisos de cumplimiento del Acuerdo; y sobre todo la inexistencia de garantías para la preservación de nuestras vidas, como lo evidencia el asesinato de 143 de nuestros hombres y mujeres”. 

Sin embargo, reconocen que el Gobierno ha hecho esfuerzos para garantizar la vida de los excombatientes pero que esas medidas son insuficientes ya que la protección de la vida debe ser una política de Estado. 

“Confiamos en que el creciente apoyo social y ciudadano tendrá la capacidad de impedir que el esfuerzo colectivo por la construcción de una paz estable y duradera no derive en frustración. Nuestro reconocimiento a los Países Garantes, Cuba y Noruega por su constante acompañamiento, a la Segunda Misión de la ONU por una importante labor de verificación, a las agencias de la ONU y a Unión Europea por su acompañamiento financiero a la reincorporación. Exhortamos al presidente Duque a cesar el desgaste inútil en sus propósitos de revisar y limitar el Acuerdo de paz, y a encauzarse más bien a cerrar la brecha entre el discurso de compromiso con la paz y la implementación, y sus hasta ahora conocidas magras realizaciones en ese campo”.

 

 

 

Cargando