Inició el juicio contra Piedad Zuccardi en la Corte Suprema

La excongresista pide nuevamente la nulidad del proceso por parapolítica.

La Sala de Juzgamiento inició el juicio contra la excongresista Piedad Zuccardi por el delito de concierto para delinquir agravado por sus presuntos nexos con miembros de las Autodefensas. Sin embargo, insiste en que debe declararse la nulidad del proceso.

“Si se estuviera aplicando en rigor las garantías constitucionales que otorga el acto legislativo 01 de 2018 para la doble instancia me estaría escuchando la Sala de Instrucción”, considera ella.

Le puede interesar: Unidad de Investigación y Acusación de la JEP pide renuncia de 40 fiscales

Pese a lo anterior, la excongresista acusada en el año 2013, habló de las reuniones por las que está procesada y aseguró que los encuentros que sostuvo con grupos al margen de la ley fueron autorizados.

“Fueron tres reuniones aprobadas por el Congreso, una agenda de la Comisión de Parlamentarios que dada la problemática que se presentaba en el sur de Bolívar por la solicitud del despeje de ocho municipios para adelantar una zona de distensión similar a la que tenían las FARC en el Cagúan”, asegura.

Pero también se reunió, en compañía de otros parlamentarios según dice, con miembros del ELN.

“La reunión de Caracas se dio porque Pablo Beltrán estaba allá y era conveniente escuharlo a él también”, dijo, resaltando que, “fueron tres reuniones que se hicieron en el marco de lo que se conocía y como el presidente Pastrana designó “los diálogos secretos con la AUC” que se dieron hasta enero de 2001”

Lea también: Fernando Londoño podría pagar millonaria indemnización

Una reunión, explicó, fue en Itaguí con Felipe Torres y Galán; otra en Valencia con Carlos Castaño y la última con Beltrán.

En la reunión de Valencia estuvo presente Salvatore Mancuso, pero negó haberlo sabido en ese momento: “Había una grupo de personas vestidas de camuflado que nunca intervinieron”. 

La excongresista negó cualquier apoyo por parte de esas personas a sus campañas políticas.

Cargando