Avalan tratamiento a policía que se volvió adicto por su trabajo

La Corte Constitucional dio la orden a la Dirección de Sanidad de la Policía, para que continúe con el proceso al uniformado.

La Dirección de Sanidad de la Policía Nacional tendrá que garantizar el tratamiento que venía recibiendo un uniformado que fue desvinculado de la institución por su adicción a las drogas. Esto por decisión de la Corte Constitucional.

Al uniformado le hicieron un examen el 24 de abril de 2018 luego de haber sido enviado a Medellín para que hiciera labores de inteligencia y la junta médica laboral le “dictaminó que padece de trastornos mentales y del comportamiento secundarios de consumo de sustancias psicoactivas, con una disminución de la pérdida de sus capacidades en un 10%”. En consecuencia determinaron que no era apto para reubicarlo por lo que lo desvincularon.

Explicó el hombre que lo enviaron a la capital de Antioquia en 2016 como integrante de un grupo operativo encargado de incautar sustancias psicoactivas, en zonas de alto consumo. Y después, como consecuencia de sus labores cotidianas, las pocas horas de sueño y la responsabilidad para dar resultados a sus mandos, señaló comenzó a consumir las drogas decomisadas.

Recuerda la Corte que, “la Policía Nacional tiene la obligación de garantizar la continuidad del servicio de salud, a la persona que habiendo sido desvinculada de la institución lo necesite”.

Además de ello, recordó que deben ser amparados quienes se encuentren en tres situaciones específicas, “que haya adquirido una lesión o enfermedad antes de incorporarse a las fuerzas militares sin que hubiera sido detectada en los exámenes de ingreso; que la patología que lo aqueja sea producida durante la prestación del servicio; o que se requiera de la práctica de exámenes especializados para determinar el nivel de incapacidad laboral de la persona o el momento en que esta fue adquirida”. 

Cargando