Chrissy Teigen hablá las virtudes y los defectos de John Legend como padre

La modelo de 32 años, madre de dos hijos con el afamado cantante, ha confesado que su marido puede ser demasiado permisivo a veces.

La modelo y estrella televisiva Chrissy Teigen (32) suele pronunciarse con bastante frecuencia sobre los retos, las dificultades y también las satisfacciones diarias que se desprenden de su condición de madre de dos niños pequeños, Luna (2) y Miles (cuatro meses), pero ahora ha preferido centrar la atención sobre su famoso marido, el cantante John Legend, y de forma más concreta sobre las virtudes y defectos que este presenta en su papel de padre.

Como ha explicado Chrissy a su paso por una de las famosas conferencias BUILD, el astro de la música puede llegar a ser excesivamente permisivo con su primogénita para no tener que lidiar con las consecuencias del fuerte carácter que ya exhibe la niña, pero al mismo tiempo también ha demostrado ser un progenitor "increíblemente" paciente ante cualquier contratiempo y, sobre todo, cuando resulta imposible evitar que a la pequeña le entre una buena rabieta.

Lea también: ¿Demasiadas películas de "Star Wars"?

"Es de esos padres que no pueden decir que no. Quizá lo dice una vez, pero si Luna insiste, al final se acabará llevando un sí. Es muy permisivo con Luna y creo que eso se debe a que los dos tienen personalidades muy parecidas y compatibles. Creo que debe de pensar: 'Vale, eres un ser humano maravilloso, toma todo lo que quieras'", ha revelado durante la conversación para, a continuación, tratar de equilibrar la balanza con alguna que otra alabanza para el hombre de su vida.

"Por otro lado, John es increíblemente paciente y les da a sus niños toda la atención que necesitan, al margen de las dificultades para compaginar la vida doméstica con el trabajo. Además es muy bueno cambiando pañales... En general, creo que mis hijos nunca sentirán que su padre los tiene en un segundo plano, porque no es el caso. Tiene una gran capacidad para hacer de todo", ha aseverado.

Lea también: Maroon 5 protagonizará el intermedio del Súper Bowl de 2019

En cualquier caso, la carismática maniquí no ha podido resistirse a lanzarle una última pulla a John a cuenta de esa extrema flexibilidad con la que ha venido tratando a su primogénita, básicamente porque esa actitud le convierte automáticamente a ella en la "poli mala" de la película y, por tanto, corre el riesgo de ser percibida como un ogro por sus hijos.

"Tiene que aprender a poner límites y a decir que no, porque si no voy a tener que ser yo la poli mala todo el rato y no es justo. Es verdad que en todas las casas uno tiene que ejercer de poli bueno y otro de poli malo, pero la clave ahí reside en intercambiar los papeles de vez en cuando", ha sentenciado.

Lea también: Fukunaga dirigirá la próxima cinta de James Bond

Cargando