Radican en el Congreso la ley “Piedad Córdoba”

Se trata de un proyecto que previene y castiga la persecución o acoso político a las mujeres.

Juan Luis Castro llegó al senado en la lista de la Alianza Verde y su primera iniciativa busca que se castigue a los funcionarios públicos o líderes políticos que abusen de su condición para afectar los derechos políticos de las mujeres.

Es un caso particular, pues la ley parece hecha a la medida de su madre, la ex candidata presidencial Piedad Córdoba, quien ha sido sancionada por la procuraduría y luego absuelta por el Consejo de Estado, pero además ha denunciado en múltiples ocasiones persecución política e incluso fue víctima de las chuzadas durante el gobierno Uribe.

Córdoba fue denunciada por traición a la patria cuando habló del paramilitarismo en el exterior y además se le abrió una investigación por Farc – política que terminó en su destitución luego de una dura batalla legal y mediática con el procurador Alejandro Ordóñez. La sanción luego fue revocada pues se comprobó que hubo una extralimitación de parte del entonces jefe del ministerio público.

También fue secuestrada por los paramilitares y en múltiples ocasiones ha recibido amenazas de grupos ilegales por su trabajo en pro de la paz y la salida negociada al conflicto con las guerrillas.

El proyecto de Juan Luis Castro Córdoba incluye todo tipo de prohibiciones para que estas situaciones no se repitan con cualquier mujer que esté en la política y también sanciones para los funcionarios públicos y líderes políticos que incurran en las faltas mencionadas.

Tiene numerales y parágrafos para cada uno de los políticos a los que se ha enfrentado su mama, por ejemplo contra la nueva ministra del interior Nancy Patricia Gutiérrez, que cuando fue presidenta del senado reveló información confidencial recolectada de manera ilegal sobre supuestos giros del extranjero a Piedad Córdoba para sus campañas. Por este hecho Gutiérrez fue procesada por la justicia.

También hay varios artículos que le caen como anillo al dedo al ex presidente Uribe y al ex procurador Ordóñez con quienes también libró tremendas batallas políticas.

Lo curioso del asunto es que como autor está impedido para discutir y votar el proyecto dado que entraría en un claro conflicto de intereses.

Cargando