Envenenamiento de un ex espía ruso conmociona a Inglaterra

Sergei Skripel trabajó para los servicios de inteligencia británicos.

Peligro /

Un caso de envenenamiento que recuerda épocas de Guerra Fría domina los titulares en Inglaterra, y esta vez se trata de un hombre ruso de 66 años identificado como Sergei Skripal, quien en el pasado fue condenado por “alta traición en su país” y fue acusado de trabajar para el servicio de espionaje británico MI6, específicamente de entregar nombres de agentes rusos que trabajaban en Europa.

Skripal y su hija fueron encontrados inconscientes el pasado domingo en su casa en la localidad de Salisbury en donde según los vecinos llevaban una vida tranquila y dedicada a los negocios. Este ya se encontraba retirado luego de trabajar para la oficina de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

De inmediato fueron trasladados a un hospital en donde se encuentran en estado crítico, mientras la Policía busca identificar el tipo de sustancia del que fueron víctimas tras confirmarse que se trató de un envenenamiento.

Varias informaciones apuntaron a la responsabilidad de Rusia, sin embargo el gobierno de ese país manifestó no tener conocimiento sobre el caso y se ofreció a cooperación en la investigación. El ministro de exteriores británico, Boris Johnson, aseguró que hasta el momento no han establecido ninguna culpabilidad, pero de confirmarse, su gobierno actuará de manera firme.

“Aunque sería equivocado prejuzgar esta investigación, puedo asegurar a esta cámara que si surgiera evidencia que implica una responsabilidad estatal, entonces el Gobierno de su Majestad responderá de manera apropiada y enérgicamente", señaló Johnson en una intervención en la Cámara de los Comunes.

Esto ha recordado el caso del exagente de la KGB, Alexander Litvinenjo, quien murió en 2006 al ingerir un alimento contaminado con polonio radioactivo.

Cargando