Conceden prisión domiciliaria a Marcelo Odebrecht

El magnate brasileño, encarcelado por el escándalo internacional de corrupción, estuvo 2 años en un penal de Curitiba y pasará la Navidad en su lujosa mansión.

Las autoridades de Brasil permitieron que el empresario Marcelo Odebrecht, implicado en uno de los escándalos de corrupción más grandes de América Latina, cumpliera el resto de su condena de 10 años desde su residencia ubicada en la ciudad de Sao Paulo.

Esta decisión fue tomada después de pasar dos años y medio en una prisión de Curitiba, en donde fue recluido tras ser acusado de corrupción y lavado de dinero. Esto mientras dirigía las operaciones de la constructora Odebrecht en el continente y mientras se pagaban millones de dólares en sobornos a funcionarios de varios países.

Su detención se dio en medio de la Operación Lava Jato que investigaba una red de corrupción en Brasil relacionada con la estatal Petrobras. Sin embargo se comprobó que había un hecho más grande y que ahora se indaga en América Latina, logrando condenas en Perú, Colombia, Ecuador, entre otros.

Ahora pasará a los que los medios denominan como una mansión en Sao Paulo. Allí pasará los próximos dos años y medio sin la posibilidad de salir y con un brazalete electrónico. Está ubicada en uno de los barrios más privilegiados de la ciudad, tiene alrededor de 3.000 metros cuadrados y distintos lujos.

Durante los siguientes cinco años podría tener otros privilegios como la posibilidad de salidas vigiladas.

Cargando