El banco de castigo, una novedad en el fútbol de nuestro continente: Por José Borda

En el Sudamericano Sub-15 se castiga a algunos jugadores enviándolos a esta zona durante algunos minutos.

Por José Borda

Con el ánimo de modernizar el fútbol, la FIFA aprobó en el reglamento permitir que los árbitros puedan excluir temporalmente a los jugadores del terreno de juego. Esta norma también es conocida como “el banco de castigo en el fútbol” y la medida solo aplica en el balompié juvenil, de veteranos, discapacitados y fútbol aficionado en general.

Hoy día se está empleando en el Sudamericano Sub-15 que se juega en Mendoza y San Juan en Argentina, un inédito torneo que es organizado por la AFA en conjunto con la CONMEBOL y la UEFA, y en el cual participan 12 combinados nacionales.

El árbitro puede retirar temporalmente a cualquier jugador del terreno de juego, incluidos los porteros, un máximo del 10-15% del tiempo de juego. En el Sub-15, son 8 minutos, los que debe estar fuera del terreno y en el banco de castigo el jugador infractor cuando es amonestado, pero, aplica solamente para algunas situaciones, no para todas las amonestaciones, se usa únicamente para las relacionadas con comportamiento inapropiado; simulación o impedir deliberadamente que el equipo adversario reanude el partido con rapidez y la desaprobación, bien sea con gestos o comentarios verbales inapropiados contra los árbitros o los rivales.

Esta medida se toma, sobre todo, en estas categorías, porque son jugadores juveniles y como alternativa para que se acostumbren a practicar el juego limpio, pero en especial para que respeten a los contrarios y la autoridad del árbitro lo que va en beneficio del juego. El jugador que temporalmente sea destituido, dice el procedimiento, deberá de permanecer en el área técnica junto con su entrenador.

En algunos casos, como en la UEFA, tienen un área diferente destinada para tal fin y el jugador debe estar allí durante el tiempo establecido, eso sí, mientras el jugador haya sido sacado del juego temporalmente no podrá ser sustituido.

Una vez concluido dicho periodo, el jugador se dirige a la línea de banda y, previa autorización del árbitro, volverá a ingresar al terreno de juego. Los jugadores suplentes o sustituidos no podrán ser expulsados temporalmente, puesto que no son jugadores que estén disputando el partido.

La FIFA deja al libre albedrío a las confederaciones el determinar que la reincidencia de varias expulsiones temporales pueda conllevar una suspensión mayor. Además, el organismo rector del fútbol en el mundo también delega en las distintas confederaciones o federaciones el determinar quién será el responsable que ayude al árbitro con esta medida disciplinaria. En el caso del sudamericano Sub-15 el cuarto árbitro es el encargado de estos menesteres y el control se lleva por el informe que pasa el árbitro en la planilla de juego una vez termine el partido.

Una vez concluya el campeonato, la CONMEBOL y la UEFA enviaran un informe a la FIFA quien analizará su viabilidad para, quizás, en un futuro, extenderlo, por qué no, a todas las categorías del fútbol organizado por ellos.

Cargando