Conectados con el Deporte

Los malos recuerdos que el chileno Silva le dejó a Colombia

El fin de semana murió en Miami este árbitro chileno que le dio otro nivel de tensión al clásico Millonarios vs Nacional y casi deja sin Mundial a la Selección en 1989.

Foto tomada de Revista Millos No. 32. Junio-Julio 1989

El árbitro chileno Hernán Silva se salvó de los memes colombianos pero no del ingenio con que Millonarios se indignó por su arbitraje escandaloso en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores de 1989 frente a Atlético Nacional.

Con dos preguntas en un quiz futbolero, la revista oficial del equipo en su edición número 32 editorializó con humor parte del dolor por esa eliminación en El Campín:

* ¿Sabe su hijo cómo le dice usted al árbitro del último partido de Copa Libertadores, Millonarios - Nacional?

No

* ¿Regaña usted a su hijo por repetir esa palabra?

No

Las quejas se justifican por lo que hizo Silva y que terminó con patadas de algunos jugadores mientras el chileno se refugiaba en su camerino ubicado en el costado norte del estadio. Lo más grave fue un penal de René Higuita a Arnoldo Iguarán porque se le cayó el pito. De esa jugada partió el gol con el que Nacional se clasificó a las semifinales.

“Higuita tomó el pie izquierdo y derribó a Iguarán en su área, cuando faltaban quince minutos para concluir el partido. Un penalti inmenso en el que maliciosamente el árbitro Silva dejó caer el pito y afectó la señalización”, resumió la revista del equipo.

Carlos ‘La Gambeta’ Estrada fue más duro en su concepto sobre el árbitro al que calificó como sinvergüenza. “En ese partido hubo mucho fútbol porque Nacional jugaba buen fútbol. Nosotros teníamos un excelente equipo, lo único que podía marcar la diferencia era lo extra futbolístico, de hecho se dio con lo que hizo ese sinvergüenza chileno que trajeron de árbitro”, le dijo a AS Colombia en 2016.

Ese partido decretó una rivalidad de alta tensión a cada clásico entre Millonarios y Nacional.

La Selección también lo sufrió

Tres meses después de ese partido, (27 de agosto) Hernán aplicó su reglamento de errores en contra de la Selección Colombia en su visita a Paraguay por las Eliminatorias al Mundial de Italia 90. La lista es larga: ignoró un penal de Cáceres a Iguarán, perdonó el brusco juego de los locales pero fue severo con Leonel Álvarez al que sí expulsó, adicionó cinco minutos sin razón.

Lo peor lo guardó para el final. Castigó con pena máxima una salida de Higuita sobre Delgado con el partido 1-1. José Luis Chilavert cobró esa falta con la que los paraguayos ganaron 2-1. El partido terminó con Silva protegido por los policías y nuestros jugadores escupiendo la rabia contra sus escudos.

La Selección se repuso a esa nefasta noche que Silva firmó en Asunción y en octubre se clasificó al Mundial tras ganarle el repechaje a Israel.

Buenos recuerdos en Chile

Tras su muerte este domingo en Miami la prensa chilena exaltó su trayectoria arbitral.

“Tuvo una sobresaliente carrera como juez durante la décadas de los 80 y 90, ya que incluso llegó a impartir justicia en los mundiales de México 1986 e Italia 1990”, publicó el diario El Mercurio de Santiago en su sección deportiva.

“Se caracterizó por un estilo de conducción enérgico que muchas veces generó la irritación de jugadores, técnicos y aficionados. Sin embargo, siempre se le reconoció como uno de los mejores exponentes del país”, escribió el diario La Tercera.

Cargando