Balance de legislatura: Paz, seguridad, bolsillo y cirugías

Finalizaron las sesiones ordinarias del Congreso con un balance positivo para los partidos y el Gobierno.

Hay que resaltar la aprobación de proyectos de ley que realmente tocan a los ciudadanos de a pie como el que establece el pago de primas salariales a las más de 700.000 empleadas domesticas del país; a esto se suma el avance en segundo debate de la iniciativa que revive las horas extras a partir de las seis de la tarde y el articulado que se convertirá en ley y que prohíbe las cirugías plásticas innecesarias en menores de edad.

Entran en este paquete de “leyes para la gente” dos proyectos que pasaron a sanción presidencial y que eliminan los intereses de los créditos educativos de Fondo Nacional del Ahorro y acaban con los “chepitos del Icetex” pues se suprime el cobro pre jurídico de esos auxilios educativos.

Para destacar esta por supuesto la aprobación del acto legislativo para la paz que le da vida jurídica a la implementación de los acuerdos de La Habana y la prorroga a la ley 1760 que evitó la salida de 9.000 presos peligrosos de las cárceles.

Sin duda alguna, aunque polémico, el nuevo código de policía representa uno de los mayores logros del gobierno y la unidad nacional pues no resulta fácil tramitar este tipo de iniciativas que contienen más de 200 artículos, muchos de ellos polémicos y controversiales.

También merecen ser destacados los debates de control político a la venta de Isagen y los escándalos de corrupción en Reficar así como las agudas discusiones sobre el proceso de paz que enfrentaron a las bancadas de oposición y a la unidad nacional.

Queda en deuda el Congreso con la ley de transparencia que los obliga a rendir cuentas a la ciudadanía, la creación de la agencia nacional alimentaria para evitar muertes por desnutrición y una normativa más estricta para regular las cirugías plásticas.

Cargando