Proceso de paz con las FARC

Las Farc siguen extorsionando: Cámara de la Infraestructura

El gremio asegura que con el ELN cobran el 10% sobre el valor total de los contratos.

Ante las denuncias de los últimos días que han evidenciado la preocupante situación que viven siete empresas de ingeniería en el departamento del Casanare, por cuenta de las acciones extorsivas del ELN y, en casos aislados, de las Farc, los ataques de los que han sido víctimas han dejado pérdidas cercanas a los $8.000 millones y, como consecuencia, hoy tienen en riesgo alrededor de 12.000 empleos.

Así lo manifestó el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo Ferrer, quien manifestó que el panorama es preocupante, más aún en razón del modus operandi que utilizan los grupos subversivos a la hora de extorsionar a los empresarios.

Según ellos, los guerrilleros se identifican telefónicamente y exigen un porcentaje del 10% sobre el valor total de los contratos que actualmente están ejecutando las empresas en la zona. Si se niegan a hacerlo, los delincuentes queman su maquinaria. En el caso puntual de la firma Meyan S.A., por mencionar tan solo un ejemplo, cinco de sus máquinas han sido incineradas en las últimas semanas.

Para el gremio las consecuencias de este fenómeno van más allá de la evidente zozobra y del temor propio de las acciones violentas.

Las secuelas ahora gravitan en torno a la incertidumbre de saber en qué momento las compañías aseguradoras deciden liquidar las pólizas que amparan el patrimonio de las empresas. A esto habría que sumar los perjuicios que genera el hecho de no tener en pleno funcionamiento las máquinas que demandan las obras.

La Cámara Colombiana de la Infraestructura manifiesta que todo lo anterior ha desencadenado en una deserción considerable de empleados y, de paso, ha sembrado la sospecha de que los ingenieros se convertirán en el próximo blanco de las guerrillas: la tesis del secuestro toma cada vez más fuerza. El asunto es de enormes proporciones dado que la acción de los violentos se ha extendido a Nariño, Norte de Santander y Cauca.

Ante esta situación el presidente de la CCI dijo que “el llamado que hacemos es para que el gobierno atienda, como es debido, esta problemática y que garantice la seguridad en las regiones mencionadas. De lo contrario la desaparición de las firmas de ingeniería que trabajan allí, en pro del desarrollo regional, podría darse en cuestión de pocos días”.

Cargando