Los seguimientos a Claudia Morales

Sospecha que detrás las interceptaciones de sus correos electrónicos haya personal de inteligencia de la Policía.

“Unpoliciaarrepentido” es como firma el remitente de un correo electrónico que le hizo saber a la subdirectora de La Luciérnaga, Claudia Morales, que ella y sus comunicaciones estaban siendo objeto de seguimiento desde hace tiempo.

“No puedo decir con absoluta certeza que esto proviene de miembros de la Policía Nacional, pero todo apunta a que esto es así”, dijo Morales al referir a la información que terceros tienen sobre ella, su vida y el círculo que la rodea.

En un encuentro privado que tuvo con el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, Morales le explicó que los correos que ella recibía eran de personas de la propia institución que estaban muy bien informadas sobre los movimientos de otros uniformados frente a sus comunicaciones y las de la directora de la FM, Vicky Dávila.

“En términos generales a las dos nos decía prácticamente lo mismo. Eso se lo hice saber a él (gral Palomino), recibió toda la información y le dije que tenía la certeza de que quien estaba mandando esos correos estaba dentro de la Policía y que muy seguramente era un hombre de inteligencia”.

Hace dos semanas Morales recibió un correo donde le indicaban que habían dado la orden de desplazar un carro desde Pereira hasta Armenia, donde ella reside, para hacerle seguimientos.

Esta información obligó a una reunión de última hora con el jefe de Informática de la Policía, coronel Fredy Bautista, a quien le fue dada la orden de recaudar toda la información sobre los correos que recibía Morales y las interceptaciones a sus cuentas personal y corporativa. “Hasta el día de hoy no he vuelto a saber nada del coronel Bautista ni del general Palomino”.

“Un par de fuentes me confirmaron que el carro si existe (Audi donado por una embajada a la Policía), y que sería imposible que ese carro estuviera cumpliendo esas funciones de seguimientos que dice el email”.

Para Claudia Morales este hostigamiento es anterior a las revelaciones que hizo Vicky Dávila de la llamada “comunidad del anillo”, una presunta red de prostitución homosexual en la Policía, sobre las que ella no solo hizo eco, sino que complementó en medios y redes sociales.

“Todo parece apuntar a que los seguimientos se estaban haciendo mucho antes de que el escándalo que originan las denuncias de Vicky Dávila se hiciera público. Lo que demuestra la información que ya están empezando a encontrar las autoridades, particularmente la fiscalía, es que esto viene de tiempo atrás”.

Cargando