Contraloría de Bogotá denuncia baja calidad en los refrigerios escolares

El contralor de Bogotá, Diego Ardila, aseguró que los refrigerios escolares que se están entregando, sólo están cubriendo el 18% de las necesidades diarias de un niño.

El contralor de Bogotá, Diego Ardila, aseguró que los refrigerios escolares, contratados por la Secretaría de Educación a través de la Bolsa Mercantil de Colombia, han disminuido su calidad nutricional

Ardila indicó que a los estudiantes entre tercero y undécimo grado se les está suministrando un refrigerio Tipo B, que no corresponde al componente nutricional al que la Secretaría había fijado

“Sólo al revisar el componente de kilocalorías para los refrigerios Tipo B, encontramos que la Secretaría de Educación solamente está cubriendo el 18 por ciento de las necesidades diarias de un niño, y no el 30 por ciento como siempre lo ha venido anunciando”, afirmó Ardila

Según el organismo de control, el nuevo mecanismo de selección escogido por la Secretaría pone en riesgo la calidad del servicio, pues no contempla cláusulas sancionatorias como la imposición de multas, interpretación y terminación unilateral del contrato en caso de incumplimiento

“En caso de faltas que pudieran presentarse con el desarrollo de los contratos, como gramaje en los alimentos inferior al pactado, alimentos vencidos, presencia de microorganismos o contaminación química en los alimentos, solo se les podría aplicaría descuentos económicos y no habría sanciones”, indicó el contralor

La Contraloría investiga a los contratistas ganadores de la rueda de negocios, pues fueron los mismos a los cuales en 2011 se les adjudicó el mismo suministro mediante licitación pública.

Cargando