Condenan a siete militares por caso de falso positivo en Manizales

En decisión de primera instancia, el juez quinto penal de Manizales, Héctor Fernando Alzate, profirió sentido de fallo condenatorio en contra de siete militares.

En decisión de primera instancia, el juez quinto penal de Manizales, Héctor Fernando Alzate, profirió sentido de fallo condenatorio en contra de siete militares por el delito de homicidio agravado, los soldados pertenecían al batallón Mártires de Puerres y dieron muerte a dos campesinos provenientes de Pradera, ValleEn el argumentación el juez quinto, dijo que los evidencias de la fiscalia, las pruebas perítales y la necropsia son pruebas claras de que se trato de un caso de ejecución extrajudicial contra dos personas del Valle del Cauca, que recibieron disparos por la espalda y de gracia, aunque resalto que el sentido de fallo condenarlo solo se profirió por un solo delito, teniendo en cuenta que los militares habían sido imputados de tentativa de homicidio y peculado por uso , y agrego “este hecho fue una clara violación a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario, donde no hubo combate como lo quisieron presentar los soldados y su defensa sino una masacre”El abogado de las victimas, Jorge Eliécer Molano le dijo a Caracol Radio que el sentido de fallo condenatorio es ajustado a la ley, porque lo que ocurrió en la vereda la Java de Manizales fue una empresa criminal que acabo con la vida de los dos campesinos, que fueron traídos con falsas promesas de empleo y luego aparecieron muertos “además es una decisión ejemplarizante para los demás casos de ejecución extrajudicial o falsos positivos que están en investigación en el país”Los condenados en primera instancia son el sargento José Harvey Peña, que además fue condenado por el delito de falsedad ideológica en documento público, el cabo Carlos Magrovejo, y los soldados profesionales German Bermúdez, Javier Dorado, Alonso Palacio, Robinson Díaz y Diomar Ipio

Cabe recordar que los hechos materia de investigación ocurrieron el 8 de febrero del 2008, cuando los campesinos Darbey Quintana y Arlex Ramírez fueron contactados por efectivos de un batallón contraguerrilla en una operación rutinaria de control, detenidos y posteriormente aparecieron muertos en la vereda Java de la zona rural de Manizales

Los militares presentaron los resultados en la llamada "operación fénix" y en la que se les dio la condición de irregulares a las dos víctimas de quienes era familiar uno de los soldados de la unidad militar que integraban los hoy procesados y quien los delato ante las autoridades competentes, hoy goza del beneficio de testigo protegidoEn la decisión el juez quinto de Manizales ordeno cambiar de reclusión a los condenados que pasaran de una guarnición militar a una cárcel del Inpec que tenga pabellones especiales para esta poblaciónLos abogados de los condenados, José Alfredo Jiménez y José Joaquín Cristancho apelaron la decisión del juez, por lo que será el Tribunal Superior de Manizales que resuelva este recurso

Los familiares de las victimas celebraron la decisión del juez que de alguna manera hace justicia, Alfamir Castillo, madre de uno de los campesinos muertos manifestó “se cumplió con lo que se había prometido de hacer justicia por la muerte de nuestros muchachos”Los soldados según el delito podrían pagar una condena que oscila entre 40 y 50 años de cárcel

El abogado de las victimas Jorge Eliécer Molano le ratifico a Caracol radio que teniendo en cuenta que estos soldados cumplieron ordenes, el proceso que continua es solicitar que el mayor José Linares, y el capitán Julio Cesar Álvarez superiores de los condenados y quienes tuvieron conocimiento directo de los hechos comparezcan ante la justicia por los mismos delitos, ya que fueron los que impartieron la orden

Cargando