Gobernantes de América Latina tienen posiciones encontradas sobre intervención militar en Libia

Venezuela, Cuba, Nicaragua, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay se manifestaron en contra, mientras que Colombia, Chile, México y Perú apoyaron los ataques.

Los gobernantes de América Latina tomaron hoy partido a favor y en contra de la intervención militar en Libia, en una jornada en la que según la coalición internacional, ya se ha conseguido imponer una zona de exclusión aérea en el país magrebí

La intervención militar internacional para proteger a la población libia comenzó este sábado, según acordaron representantes de 22 países que se reunieron ayer en París para definir las medidas para hacer cumplir la resolución 1937 del Consejo de Seguridad de la ONU

En ese sentido, fuerzas de EE.UU., Francia y Gran Bretaña lanzaron ataques aéreos contra los sistemas de defensa antiaérea libios, además, se establecieron patrullas de combate aéreo sobre Bengasi para que las tropas leales al líder libio Muamar el Gadafi no marchen sobre el bastión rebelde en la zona oriental del país

Brasil, que fue uno de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que se abstuvo en la votación de la resolución 1973, que crea una zona de exclusión aérea en Libia, no se ha pronunciado sobre el comienzo de las operaciones militares, que coincidió con una visita a Brasilia del presidente estadounidense, Barack Obama

"Hoy he autorizado a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que lancen una acción limitada contra Libia", señaló Obama, después de su encuentro con la mandataria brasileña, Dilma Rousseff

El presidente venezolano, Hugo Chávez, quien había propuesto que se creará una comisión internacional de paz para ayudar a resolver el conflicto interno en Libia y que contó con el respaldo de Gadafi, pidió hoy un cese de "la agresión", a la que tildó como una "locura imperial"

Al tiempo, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que lo ocurrido desatará "una situación de guerra en el Mediterráneo con consecuencias inimaginables"

En sus apreciaciones lo secundó el expresidente cubano Fidel Castro, quien consideró que el "poderío" militar de la OTAN sobra y es "estúpido" porque "no se usaría, ni puede usarse. Solo sirve para demostrar el derroche y el caos engendrados por el capitalismo"

Cuestionó, asimismo, la existencia del Consejo de Seguridad y "el veto, antiveto, mayoría, minoría, abstención, discursos, demagogia y los solemnes alegatos de (el secretario general de la ONU) Ban Ki-moon"

De igual forma, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, criticó a las Naciones Unidas por convertirse en "un instrumento de esas potencias al servicio de la guerra, de la muerte" y agregó que "ahora viene una guerra externa (contra Libia) buscando cómo arrebatar el petróleo" porque "lo de democracia es puro cuento"

Lo anterior fue apoyado por el canciller argentino, Héctor Timerman, al cuestionar que el ataque haya sido resuelto por el Consejo de Seguridad sin un debate amplio por parte de la Asamblea General de la ONU, lo que, apostilló, "muestra que hay que modificar el poder de veto"

En el mismo sentido, el mandatario boliviano, Evo Morales, quien reiteró su "condena, repudio y rechazo" a la intervención, aclaró que si bien no acepta "que se violen los derechos humanos en Libia" y que por ello "deben ser investigados y sancionados" quienes lo hicieron, las "potencias" no deben aprovechar esa situación para una intervención militar

Desde Ecuador, la Cancillería manifestó que "es inadmisible" lo sucedido, pues la "intrusión lamentablemente promueve la escalada de violencia"

En un comunicado indicó que la nación andina "siempre ha defendido la paz y la solución de las controversias de manera pacífica", por lo que, sostuvo, el ataque "no contribuye a la salida de los problemas más aun cuando los mismos grupos que reclaman al Gobierno libio han pedido a Occidente que no haya intervención de fuerzas extranjeras en su país"

Fernando Lugo, por su parte, afirmó que para Paraguay "ningún tipo de violencia es justificable", lamentó la autorización de la ONU para el empleo de la fuerza y se declaró esperanzado en que "la racionalidad, cordura, equidad y sobre todo el principio de autodeterminación de los pueblos, que son dueños de sus propios procesos, puedan ser respetados"

El mandatario uruguayo, José Mujica, dijo que los ataques son "lamentables" y "dan ganas de llorar", porque "salvar vidas a bombazos es un contrasentido inexplicable"

Por el contrario, el que sí se mostró a favor de la intervención fue el colombiano Juan Manuel Santos al sostener que el régimen de Libia "se ha burlado" de la resolución de la ONU que exige un inmediato alto el fuego en ese país

Colombia, que es en la actualidad miembro no permanente del Consejo de Seguridad, "siempre va a apoyar las posiciones que defiendan la libertad y la democracia", enfatizó el jefe de Estado

La decisión encontró respaldo también en el Gobierno de Chile, cuyo Ministerio de Relaciones Exteriores deploró las "acciones armadas ejecutadas por el Gobierno libio" contra "su propio pueblo" y manifestó su esperanza de que se que se ponga término a la violencia

Igualmente, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México pidió a las autoridades libias "detener de manera inmediata las violaciones graves y masivas a los derechos humanos de la población civil" y solicitó que se continúe trabajando coordinadamente con la Liga Árabe y la Unión Africana, a fin de que el papel y sus voces sean plenamente tomados en cuenta

En cabeza de su gobernante, Alan García, Perú, primer país en romper relaciones diplomáticas con Libia tras los ataques aéreos que Gadafi lanzó sobre los que reclaman su salida del poder, saludó la intervención

El presidente afirmó que "se está demostrando que el derecho internacional es fundamental para la convivencia de los pueblos y defender los derechos humanos" y que consideró "que ha dado resultado", y ya se verá "cómo en poco tiempo la situación cambiará en favor de la democracia"

Finalmente, la Iglesia salvadoreña, en voz del arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, expresó su preocupación por la muerte de civiles y pidió que el conflicto se resuelva de la mejor manera para que pueden "vivir en paz y en libertad"

Cargando