Testigo de falsos positivos: asesinaban a cambio de vacaciones y permisos

En una audiencia realizada en Soacha, la Fiscalía consideró que en el caso de los “falsos positivos” se cometió un macabro “comercio de seres humanos”.

La Fiscalía reveló que uno de los principales testigos en el caso de los “falsos positivos” de Soacha, aseguró ante las autoridades que algunos militares de Ocaña, Norte de Santander, asesinaban jóvenes presentados como muertos en combates, para que les dieran permisos y vacaciones

Durante una audiencia que duró más de nueve horas, la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía reveló que la organización delincuencial conformada por militares y civiles, pagaba en algunos casos con dineros públicos, el trabajo delincuencial de los reclutadores, que llevaban a los jóvenes desde Soacha hasta Ocaña, Norte de Santander

Para la Fiscalía, en el caso de los “falsos positivos” de Soacha, se cometió un macabro “comercio de seres humanos”

De igual manera, las autoridades revelaron incluso un organigrama y un esquema de funcionamiento de la red delincuencial que contaba con cuatro reclutadores que delinquían desde un sitio en Soacha dedicado al expendio de licor, que se llamaba la “tienda de los costeños”

La Fiscalía formuló imputación de cargos en contra de un mayor, un teniente, un cabo y tres soldados profesionales como presuntos responsables de desaparición forzada agravada, concierto para delinquir agravado, homicidio agravado y falsedad en documento público

En el caso particular de Fair Leonardo Porras, el joven que desapareció el ocho de enero de 2008 en Soacha y fue reportado como integrante de un grupo delincuencial muerto en combates seis días después, la Fiscalía reveló que los militares aprovecharon su discapacidad mental para llevarlo engañado a Ocaña y posteriormente asesinarlo

Cargando