Alvaro Mutis: "la guerra es el más grande holocausto"

Alvaro Mutis, quien se describe como inmigrado ( vive hace más de medio siglo en México), cree que la violencia en Colombia es parte de un torbellino que nos está arrastrando a la liquidación de la especie humana.

Alvaro Mutis, quien se describe como inmigrado ( vive hace más de medio siglo en México), cree que la violencia en Colombia es parte de un torbellino que nos está arrastrando a la liquidación de la especie humana.

Mutis se deja ver y querer de sus amigos y lectores en esta Feria Internacional del libro de Guadalajara que honra a Colombia como país invitado de honor y es ocasión propicia para oirlo. "El mundo padece una violencia terrible. La de Colombia es parte" , asegura en un breve encuentro con Caracol. "No tengo fórmulas para acabarla pero la deploro y la padezco como parte de mis angustias cotidianas".

En ese momento su rostro de finas facciones se desdibujan con un asomo de tristeza para preguntarse : qué es lo que está pasando en Irak, asiento de una cultura que dio instrumentos al hombre, hoy destruida por esa infamante guerra.

Las memorias y su quehacer literario.

Mutis, que es honrado en la Feria Internacional del libro de Guadalajara con un homenaje por su trayectoria literaria nos señala que no habrá memorias porque cada vez que se sienta a escribir ficción cree que lo está haciendo de alguna manera a través de personajes y situaciones que ha ido describiendo a lo largo de una esbelta carrera por embellecer la palabra.

Dice no estar preocupado por no publicar. Eso vendrá. No tengo impaciencia. Ya me sentaré a escribir pues uno va amasando cosas en la cabeza y saldrán cosas, lo que en el fondo es un gran misterio. No tengo ansiedad y menos prisa porque aparezca otro libro, insiste el viejo escritor.

Cuando un contertulio le pregunta qué está escribiendo, Mutis responde con la sinceridad de un niño: nada. Los temas se trabajan en mi cabeza y ya saldrán. No tengo planes. Sigo leyendo las cosas que me interesan.

Consejos.

Se niega a dar consejos a nadie y menos a su hijo Santiago, el hombre que ha redescubierto textos de su padre que se habían extraviado. "El destino es más voraz. Es inútil dar consejos".

La amistad con Gabo

Lleva más de 60 años, dice, y nunca hemos tenido la menor discusión sobre nada con él, y no duda en expresar su admiración al ser humano y al escritor de quien tiene el privilegio de conocer los originales de muchos de sus textos. Gabriel, como le dice al Nobel, es un amigo eterno y suelta una sonrisa delicada que pone fin al encuentro. Por ahora. Vendrán los homenajes y más palabras de admiración hacia su persona y hacia sus demonios, los textos en prosa y poesía.

Cargando