Consejo de Seguridad elige a Ban Ki-Moon como secretario general ONU

El surcoreano Ban Ki-Moon fue hoy oficialmente nombrado secretario general de la ONU en una votación en el Consejo de Seguridad, decisión que deberán ahora ratificar los 192 países de la Asamblea General.

El ministro surcoreano de Relaciones Exteriores, Ban Ki-Moon fue hoy oficialmente nombrado secretario general de la ONU en una votación en el Consejo de Seguridad, decisión que deberá ahora ratificar la Asamblea General.

Si es ratificado, Ban sucederá al actual secretario general de la ONU, el ghanés Kofi Annan, cuando acabe su mandato el 31 de diciembre.

El anuncio fue realizado por el presidente del Consejo, el embajador japonés Kenzo Oshima, quien consideró que ha sido una "decisión colectiva en base a la información, contactos y análisis".

"Será un buen y firme secretario general. Estamos confiados que será aceptado por la Asamblea General", indicó.

También se congratuló de haber podido cumplir con el calendario del proceso de elección, ya que los miembros del Consejo acordaron que la decisión debía tomarse a más tardar en octubre para permitir un proceso de transición.

Ban, diplomático de 62 años, graduado en Harvard, competía en solitario, ya que sus seis oponentes decidieron retirarse de la contienda en las últimas dos semanas.

El canciller surcoreano se convertirá en el octavo secretario general en los 61 años de historia de la ONU y será el segundo asiático que asume el cargo. El primero fue el birmano U-Thant, que estuvo al frente de la organización de 1961 a 1971.

La decisión deberá ser ratificada por los 192 países miembros de la Asamblea General, lo que es considerado como un mero trámite, ya que los distintos grupos regionales se supone que han dado el visto bueno a su nombramiento.

"Hemos urgido a la Asamblea General a que tome una pronta decisión", indicó el embajador japonés.

Si es ratificado, tomará posición de su cargo por cinco años, del 1 de enero del 2007 hasta el 31 de diciembre del 2011.

Ban heredará una organización que cuenta con 9.000 empleados y deberá gestionar un presupuesto anual de más de 2.000 millones de dólares.

También deberá atender a las 18 operaciones de mantenimiento de la paz en todo el mundo, con más de 90.000 cascos azules, cuyo presupuesto se eleva a 5.000 millones de dólares.

Su elección, sin embargo, ha quedado eclipsada por el ensayo nuclear que efectuó hoy Corea del Norte pocas horas antes de su nombramiento.

Después de la elección de Ban, el Consejo de Seguridad se reunió con carácter urgente y privado para debatir un proyecto de resolución, bajo el Capítulo VII de la Carta de la ONU, que imponga sanciones al régimen de Pyongyang.

Un surcoreano "globalista" y pro estadounidense liderará la ONU

El titular de Exteriores surcoreano y futuro secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, es un diplomático marcado por la difícil búsqueda de la paz en la península coreana y empeñado en tender un puente de comprensión entre Oriente y Occidente.

Pese a que siempre defendió que el siglo XXI será el siglo de Asia y el Pacífico, sin embargo, la forja de este diplomático de raza se fraguó en lugares tan variopintos como India, Estados Unidos o Austria, antes de surcar las procelosas aguas de la política de su país, donde, desde 2004, encabeza el Ministerio de Exteriores.

Ban nació el 13 de junio de 1944 y ya desde sus mocedades mostró un gusto por la globalización que después aplicaría en su estrategia política.

Así, cuando estaba en el tercer curso de Bachillerato, en 1962, ganó un concurso de oratoria en inglés que le permitió viajar a la Casa Blanca y ver en persona al presidente John F. Kennedy.

En ese encuentro y cuando le preguntaron por sus planes de futuro, Ban no pestañeó a la hora de responder: diplomático.

Licenciado por la Universidad Nacional de Seúl en Relaciones Internacionales en 1970 y con un Máster en Administración Pública de la Universidad de Harvard en 1985, Ban ya era un funcionario maduro cuando se adentró en la alta diplomacia.

Su primer puesto fue en Nueva Delhi, desde donde pasaría a trabajar en la representación de su país en la sede central de la ONU en Nueva York.

Su interés por Estados Unidos se vio recompensado con dos nombramientos como embajador en Washington entre los que medió un interludio entre 1990 y 1992 como director general para Asuntos Americanos en Seúl.

En 1995, su carrera era ya imparable cuando fue promocionado al cargo de viceministro de Planificación Política y Organizaciones Internacionales.

Un año después, en tiempos del presidente Kim Young-sam, era nombrado su asesor de Seguridad Nacional y ya entonces se blindó de la energía necesaria para afrontar la especialidad más difícil en la diplomacia surcoreana: las relaciones con Corea del Norte.

Este interés por los belicosos vecinos septentrionales le venía, sin embargo, de largo, pues ya en 1992 ocupó la vicepresidencia de la Comisión de Control Nuclear entre las dos Coreas, puesto sumamente laborioso en esa época en la que ambos países adoptaron la Declaración Conjunta de Desnuclearización de la península coreana.

En 1999, mientras era embajador en Austria, Ban fue elegido presidente de la Comisión Preparatoria del Centro de Datos del Tratado para la Prohibición de Pruebas Nucleares (CTBT), organismo que por entonces ya prestaba mucha atención a las entonces soterradas ambiciones atómicas norcoreanas.

Una de las ímprobas tareas que tiene precisamente por delante Ban es tratar de resolver la crisis desatada por Corea del Norte al echar por tierra este 9 de octubre sus últimos compromisos con esa Declaración Conjunta de Desnuclearización, después de realizar su primera prueba nuclear.

Para ello contará, gracias a su larga experiencia como diplomático en EEUU, con un gran apoyo de la clase política norteamericana, respaldo que además ha impulsado su postulación al puesto de secretario general de la ONU.

Fue en febrero de 2006 cuando Ban proclamó su candidatura para reemplazar a Kofi Annan al frente de Naciones Unidas a partir del 1 de enero de 2007 y durante cinco años.

Esta era la primera ocasión en que un surcoreano pretendía a tal puesto y la segunda en que un asiático accede a la dirección de la Secretaría General, después de que el birmano U-Thant ocupara ese cargo de 1961 a 1971.

Algunas voces críticas han subrayado la aparente carencia de carisma político de Ban y su extrema obediencia al poder establecido en Corea del Sur, que podría derivar en conflictos con otros grandes países asiáticos, como Japón o China.

El ministro de Exteriores surcoreano alega en su favor su larga experiencia en asuntos de la ONU, su capacidad de trabajo y, sobre todo, la "integridad" demostrada en estos años en la diplomacia activa.

Ban, un cristiano no confesional, consolidó su posición el 2 de octubre pasado para convertirse en el octavo secretario general de la ONU, al acaparar la mayoría de votos y ningún veto de los cinco grandes del Consejo de Seguridad.

Está casado, tiene tres hijos y a lo largo de su trayectoria ha sido galardonado con varios premios en distintos países.

Entre esos reconocimientos figuran la Orden al Mérito en 1975 y 1986 en Corea del Sur, la Gran Decoración de Honor concedida por la República de Austria en el 2001, la Gran Cruz de Río Branco que le otorgó el Gobierno de Brasil en 2002, y un premio especial de 2005 por la Sociedad de Corea en Nueva York por su contribución a la amistad entre su país y Estados Unidos.

Siete secretarios generales desde 1945

- TRYGVE LIE (1946-1952)

Nacido en 1896, en Oslo, y tras ejercer de ministro de Exteriores de su país durante la II Guerra Mundial, Lie fue elegido a los 43 años como primer secretario general de la ONU gracias a un difícil compromiso entre Estados Unidos y la URSS. Su actuación durante la primera crisis de la organización, la ocupación soviética de Irán, le valieron las críticas de muchos. Su principal logro fue organizar la respuesta internacional en el conflicto de la península coreana. Murió en 1968.

- DAG HAMMARSKJOLD (1953-1961)

Experto en finanzas, Hammarskjold (Jonkoping, Suecia, 1905) ha sido quizá el secretario general más innovador y creativo de los existentes. Ideó, organizó y desplegó el primer contingente de "cascos azules" en el Sinaí (UNEF), y forzó la intervención internacional en el Congo, con lo que consolidó la autoridad de la figura del secretario general. El líder soviético Nikita Krushchev intentó reemplazarlo por una troika, sin éxito. Falleció en accidente de avión en Zambia mientras realizaba una misión de paz en el Congo en septiembre de 1961. Recibió el premio Nobel de la Paz a título póstumo semanas después.

- U THANT (1961-1971)

Nacido en Pantanaw (Burma, hoy Myanmar) en 1909, U Thant fue el primer secretario general de un país del Tercer Mundo, lo que le dotó de sensibilidad para tratar el tema de la descolonización. Fue muy criticado por la retirada de los "cascos azules" de Oriente Medio, preludio de la guerra de los Siete Días entre israelíes y árabes. Y el primer fracaso grave de la organización en su objetivo de mantener la paz internacional. Tampoco pudo o supo participar positivamente en la Crisis de los Misiles de Cuba. Durante su mandato ocurrió el periodo culminante de la guerra de Vietnam. Murió de cáncer en Nueva York en 1974.

- KURT WALDHEIM (1972-1981)

Ex ministro de Exteriores, el austríaco Waldheim (Sankt Andra-Wodern, 1918) puso en práctica numerosas iniciativas de mediación en conflictos como los de Chipre en India-Pakistán. Sus críticas a los bombardeos de Washington a Vietnam del Norte le acarrearon la denuncia pública del entonces presidente estadounidense, Richard Nixon. Durante su mandato los países del Tercer Mundo aumentaron su influencia sobre todo en la Asamblea General. Las revelaciones de su colaboración con los nazis durante la II Guerra Mundial desdibujaron sus logros.

- JAVIER PEREZ DE CUELLAR (1982-1991)

El peruano Pérez de Cuéllar (Lima, 1920) es el único latinoamericano que ha desempeñado este cargo y durante su mandato la ONU logró la resolución de difíciles crisis como la ocupación de Afganistán, y las guerras entre Irán e Irak y en El Salvador. Además, logró con éxito las transiciones democráticas en Namibia y Nicaragua. No pudo, sin embargo, mediar con éxito en la guerra de las Malvinas entre Argentina y Reino Unido. En octubre de 1987 recibió el premio Príncipe de Asturias (España) por su promoción de la cooperación Iberoamericana y, posteriormente, el premio Olof Palme (Suecia).

- BUTROS GALI (1992-1996)

Diplomático, jurista y académico de prestigio, el egipcio Gali (El Cairo, 1922) asumió la secretaría general en un momento especialmente delicado al finalizar la Guerra Fría. Propugnó una visión ambiciosa y radical en su documento "Agenda para la Paz" que concebía una ONU fuerte y capaz de intervenir para mantener la paz internacional. Tuvo enormes dificultades para ponerlas en práctica en difíciles conflictos como los de Bosnia y Somalia. Su independencia de criterio le produjo la oposición de la Administración del entonces presidente estadounidense, Bill Clinton, que vetó su reelección.

- KOFI ANNAN (1997-2006)

El único funcionario de la ONU que ha logrado ascender al máximo puesto de la institución, el ghanés Annan (Kumasi, 1938) ha buscado reformar la ONU para hacerla más flexible y eficiente. Propuso una revisión crítica de los errores de la ONU en conflictos como los de Ruanda y Bosnia, y ha propiciado una agenda más social que incluye, la lucha contra la pobreza, el sida y la desigualdad tecnológica entre los países ricos y los menos desarrollados. Su gran asignatura pendiente es la reforma del Consejo de Seguridad. Ha enviado emisarios a los conflictos de Africa, el último y que ha creado una crisis humanitaria grave el de Darfur en Sudán. Su hijo se vio involucrado en el escándalo del Programa "Petróleo por alimentos", puesto en marcha en Irak lo que ensombreció la imagen de buen gestor que se había labrado.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir