Se vendió Varig

La aerolínea Varig, símbolo de Brasil en los cielos del mundo, dio hoy el primer paso para salir de las turbulencias que ha soportado en los últimos tiempos al vender sus operaciones a VarigLog, su antigua subsidiaria de cargas

La aerolínea Varig, símbolo de Brasil en los cielos del mundo, dio hoy el primer paso para salir de las turbulencias que ha soportado en los últimos tiempos al vender sus operaciones a VarigLog, su antigua subsidiaria de cargas.

Los problemas que amenazaban con llevar a la quiebra a la otrora mayor aerolínea brasileña, con una tradición de 79 años, empezaron a disiparse hoy con la subasta en la que VarigLog, única interesada, se adjudicó la parte operativa de Varig por el precio mínimo de 52,3 millones de reales (unos 24 millones de dólares).

La subasta fue el primer paso para salvar a la aerolínea, que tiene deudas de unos 3.500 millones de dólares y que a partir de ahora pondrá en marcha un severo ajuste que incluye la reducción de su plantilla de más de 9.000 empleados.

"Vamos a rescatar los valores de Varig", dijo Joao Luiz Bernes de Souza, presidente de VarigLog, empresa que a comienzos de año fue vendida por la propia Varig a un consorcio formado por el fondo estadounidense Matlin Patterson e inversores brasileños y que al final le lanzó el salvavidas.

En los dos últimos años varias empresas brasileñas y extranjeras mostraron interés en la compra de Varig, pero todos, con excepción de VarigLog, desistieron debido al desastroso estado financiero de la empresa y a las objeciones de sindicatos y acreedores.

El plan de recuperación aprobado por un tribunal de Río de Janeiro dividió Varig en dos y hoy sólo se subastó la llamada "Varig operacional", que tendrá una flota de trece aviones, el derecho de uso de la marca Varig y sus rutas nacionales e internacionales.

El presidente de VarigLog agregó que "el gran desafío es negociar con los dueños de los aviones" para aumentar la flota de la empresa, que en los años 90 llegó a tener 120 aeronaves.

La parte que no fue vendida, llamada "Varig antigua", hereda las propiedades de la aerolínea, así como las deudas, que empezará a pagar con el dinero que recibirá de VarigLog por el alquiler de hangares y oficinas y la prestación de servicios, como la emisión de pasajes.

Sumados los compromisos que VarigLog asumió hoy, la inversión que hará en Varig asciende a unos 500 millones de dólares.

Además de los 24 millones de dólares de la compra, de los cuales ya había anticipado unos 14 millones para ayudar a Varig a mantener sus operaciones diarias, VarigLog tendrá que invertir 75 millones de dólares en la compañía en un plazo de 48 horas.

Posteriormente hará un aporte de 354 millones de dólares para que la "Varig antigua" reduzca sus deudas más urgentes, asumirá los billetes vendidos por Varig y los pasajes emitidos por su programa de millas "Smiles".

VarigLog también se comprometió a emitir títulos de deuda por unos 46 millones de dólares, con un plazo de rescate de diez años.

Como la "Varig antigua" quedará con apenas 50 empleados, la "Varig operacional" contratará a entre 1.500 y 2.000 trabajadores de la aerolínea, una solución que si bien implica la pérdida de unos 7.000 puestos, es mejor que el despido masivo al que conduciría la quiebra de la empresa.

"Les pasamos hoy dos preciosidades: los empleados, gente que en los últimos meses invirtió su salud, su vida y su salario, y el nombre Varig, conocido en todo el mundo", dijo a los directivos de VarigLog el presidente de Varig, Marcelo Bottini.

El comentario de Bottini ilustra a la perfección el drama vivido por Varig en los últimos meses, en los que dejó de operar muchas de sus rutas nacionales e internacionales, canceló miles de vuelos por falta de combustible y sus empleados tuvieron que arreglárselas para sobrevivir sin recibir salario.

En medio del regocijo por la luz que Varig empieza a ver al final del túnel, Bottini dijo que la empresa, que en sus épocas de gloria era considerada una "embajada itinerante" de Brasil, negocia el envío de un avión a Oriente Medio para traer a miles de brasileños que huyen de la guerra en Líbano.

El Sindicato Nacional de Empresas Aéreas (SNEA), donde tienen mucho peso las rivales Tam y Gol, anunció sin embargo que pretende poner una demanda contra la venta de Varig porque considera que la participación de inversores extranjeros en VarigLog es superior al 20 por ciento permitido por ley.

Cargando