'Un milagro de Dios' me permitió sobrevivir, afirma soldado herido durante emboscada en Hacarí, Norte de Santander

Aún adolorido por sus heridas y con su espíritu golpeado por la muerte de sus compañeros, el soldado Raúl Millán aseveró hoy que está vivo gracias "a un milagro de Dios", tras el ataque de la guerrilla en Hacarí que provocó la muerte de 10 agentes del DAS y siete militares.

Aún adolorido por sus heridas y con su espíritu golpeado por la muerte de sus compañeros, el soldado Raúl Millán aseveró hoy que está vivo gracias "a un milagro de Dios", tras el ataque de la guerrilla en Hacarí que provocó la muerte de 10 agentes del DAS y siete militares.

En entrevista con Caracol Radio, Millán insistió en que es un milagro el haber sobrevivido, pues la zona donde se produjo la emboscada, atribuida por las autoridades a una fuerza conjunta de las FARC y el EPL "es crítica en materia de orden público, y por ello era previsible que habrían combates y posibles explosiones".

Resaltó que si no es por la rápida presencia en la zona de una helicóptero militar del tipo Arpía, los guerrilleros los habrían rematado, como generalmente lo hacen en ese tipo de ataques. "Nos hubieran masacrado a todos", recalcó.

Al ser consultado por Caracol Radio, el comandante de la Brigada 30 del Ejercito, general Miguel Lozano, dijo que agentes del CTI de la Fiscalía se encuentran en la zona de la emboscada adelantando la investigación para determinar si hubo un error táctico por parte de los uniformados.

A través de los micrófonos de Caracol Radio, el secretario de gobierno de Norte de Santander, Manuel Alberto Luna, dijo que "la comisión del DAS fue organizada y dirigida desde Bogotá", y que de forma coordinada entre el Ejército y la Policía se procura garantizar el orden público en el departamento.

Serán sepultados en sus lugares de origen

En Santander, Cundinamarca, Antioquía y Cesar, serán sepultados los 17 militares y miembros del DAS, muertos en Hacarí, Norte de Santander.

En un vuelo chárter fueron trasladados a Bogotá los cuerpos sin vida de los 10 detectives del DAS muertos en un atentado dinamitero a un convoy militar , confirmo el director de medicina legal en el Nororiente Colombiano, Saúl Martínez.

Los detectives fueron identificados como José Manuel Acosta Sánchez, José Elvar Cárdenas Bedoya, Alexis López Ríos, Dubián Andrés Moncada Cubián, Olivero Cañón García, Jesús Antonio Rodríguez González, Luis Eduardo Albarracín Quintana, John Freddy Castellanos Parra, Rubén Darío Vacca Vargas y José Gabriel González Amaya. A estos funcionarios se les efectuó en Bucaramanga la inspección de los cadáveres y en Bogotá se les realiza la respectiva Necropsia por parte del Instituto de Medicina legal.

Mientras tanto, los seis militares muertos serán trasladados desde Bucaramanga a sus ciudades de origen y fueron identificados como el sargento segundo Alfonso Catalán Meza, quien será sepultado en Valledupar y el cabo segundo Jorge Hernando Ayure Rátiva, en Bogotá.

Las exequias de los soldados profesionales Carlos Cordero Ochoa y Luis Gutiérrez Camacho serán en Onzaga y en el sitio puente Sogamoso en Santander. Julio César Ochoa Yepes, en Medellín, Edwin Ramírez Castro, en Aguachica, sur del departamento del Cesar y Jorge Hernando Rativa, en Bogotá.

En la clínica Carlos Ardila Lulle, de Bucaramanga, reciben atención medica los soldados profesionales, Raúl Millan de 25 años, quien presenta una fractura en el fémur izquierdo y Javier Blanco, cuyo estado de salud es bastante critico, se halla en la unidad de cuidados intensivos con heridas abdominales múltiples y a quien se le practicaron tres cirugías de tórax, abdomen y vascular.

Cargando