Juventus pincha con el Lazio y el Milán está a tres puntos. Inter goleó

El Juventus Turín, que por segunda semana consecutiva salvó un punto en los últimos instantes, cedió un empate casero al Lazio (1-1), lo que unido a una sufrida victoria del Milán en Messina (1-3), da una nueva emoción a la lucha por el "scudetto" ya que ahora los milanistas están a tres puntos de los juventinos.

El Juventus Turín, que por segunda semana consecutiva salvó un punto en los últimos instantes, cedió un empate casero al Lazio (1-1), lo que unido a una sufrida victoria del Milán en Messina (1-3), da una nueva emoción a la lucha por el "scudetto" ya que ahora los milanistas están a tres puntos de los juventinos.

La trigésima quinta jornada de la Primera División italiana de fútbol, jugada por entero en sábado, ha resultado desde luego emocionante e incierta según transcurrían los minutos. Además ha visto como ya matemáticamente el Lecce acompaña al colista, el Treviso, a la Segunda División.

Pero, sin duda, la lucha por el título ha sido lo más notorio. Y es que, de los cinco puntos de ventaja del Juventus sobre el Milán con el que se inició la jornada, en el transcurso de la misma se fue desde una "horquilla" de los seis (gol del Messina, en el minuto 6) a los dos registrados al descanso (1-2 en favor del Milán y 0-1 en el Juventus Turín-Lazio).

Un Juventus Turín-Lazio (1-1) que volvió a evidenciar lo "justito" que está físicamente el conjunto turinés y, con ello, con pocas ideas frescas. Enfrente tuvo a un rival lacial bien plantado y que tuvo en su meta, el ex-juventino Angelo Peruzzi, a su gran héroe ya que salvó al menos cuatro balones de gol.

El Lazio, además, al contragolpe metió miedo y lo evidenció Rocchi con el tanto del 0-1 (m.29). Pese al gol encajado en el Juventus no saltaron los nervios ya que se sabía que, en ese momento, el Milán perdía. Poco después, al conjunto lacial anuló un gol a Dabo (m.33) y expulsó a este jugador por protestas.

La segunda mitad, ya sabedor del triunfo del Milán, fue un asalto del Juventus sobre la meta del Lazio, donde Peruzzi seguía como estrella. El conjunto turinés se volcó con todo, eso sí con pocas ideas, y gozó de buenas ocasiones para anotar. Pero no fue hasta el minuto 87 cuando logró la igualada por medio del francés David Trezeguet.

Un empate que salvó Peruzzi poco después (m.91) y que no supo romper un solitario Ibrahimovic (m.92). Al final, se cerró con igualada, la segunda consecutiva lograda en los instantes finales, y que deja en tres los puntos de ventaja sobre el Milán.

El Messina-Milán, jugado bajo un notable calor, no pudo empezar peor para un Milán que encajó pronto el 1-0 (Sculli, m.6) y que, antes de la media hora, perdió por lesión al brasileño Kaká (m.14), a Alessandro Nesta (m.18) y a Massimo Ambrosini (m.28); este último sustituto de Kaká.

El conjunto milanés parecía al borde del KO, de decir adiós a sus opciones de "scudetto" liguero, pese a que a la media hora se supiese que el Lazio anotaba con Rochi y, por tanto, ganaba en su visita al líder Juventus Turín.

La noticia del gol lacial, unido a las lesiones y al propio orgullo, sirvió para despertar al Milán, que se volcó sobre la meta del Messina y encontró antes del descanso los dos goles de su ventaja: el checo Jankulovski (m.33), que había salido por Ambrosini, tras centro del brasileño Serginho; y Gattuso (m.43), de lejano disparo que se comió el meta siciliano.

Pero, además, el Milán se iba al descanso también en superioridad numérica, al ser expulsado el local Nocerino (m.45), por doble tarjeta amarilla. Y, en ese instante, a tan sólo dos puntos del Juventus.

La segunda mitad vio a un Milán muy tranquilo, dominador del campo, pese a que el Messina gozó pese a su inferioridad numérica de dos buenas ocasiones para igualar.

Al final, fue el Milán, con Gilardino (m.90), quien aumentó su ventaja con el 1-3, llevándose los tres puntos en un partido que terminó, por expulsiones, con un Messina en ocho (Sculli y Aronica) y un Milán en diez (Seedorf).

A expensas de lo que pase el miércoles en Barcelona, el conjunto milanista al menos sigue metido en la lucha por el "scudetto", algo que parecía imposible hace tres jornadas. Pero puede haber perdido a Kaká y Nesta para el Camp Nou.

Un Inter sin Adriano, Verón, Cambiasso, Toldo y Recoba, goleó en casa al modesto Reggina (4-0), con dos tantos del argentino Julio "Jardinero" Cruz (m.16 de penalti y 92), del nigeriano Martins (m.23) y del brasileño César (m.28).

Un partido, pues, sin gran historia, ya resuelto a la media hora y que reafirma el tercer lugar del Inter, mientras se complica la posición del Reggina en su lucha por la permanencia.

La lucha por la ansiada cuarta plaza, última que da acceso a la fase preliminar de la Liga de Campeones de Europa, se decanta del lado del Fiorentina, que ganó en casa el duelo toscano al Empoli (2-1), con el segundo gol local del chileno Antonio Luis Jiménez, mientras que el Roma cedió un empate sin goles al Sampdoria en un mal partido. Ahora los florentinos llevan tres puntos de ventaja a los romanos.

En la zona UEFA, importantes empates foráneos del Lazio en Turín y del Chievo Verona en su visita al Udinese (1-1).

El Livorno, por fin, rompió su negativa racha de ocho derrotas consecutivas ganando en casa al Palermo (3-1), con los tres tantos locales obra de Cristiano Lucarelli (m.3 penalti, 41 y 50).

En la lucha por eludir el descenso, que ya tiene dos de sus tres puestos asegurados, el Lecce y Treviso, quienes hoy se enfrentaron e igualaron (1-1), el Cagliari logró un meritorio empate en Ascoli (2-2), con los dos tantos del hondureño David Suazo (m.53 y 64).

Una igualada también se registró en el Parma-Siena (1-1), con el tanto sienés del paraguayo Guzmán (m.23).

Cargando